¡A prepararse para el invierno!
¡A prepararse para el invierno!

Ya empezó el frío, por lo que es necesario empezar a preocuparse por el tema de la calefacción. Para que sepas en qué fijarte a la hora de elegir el tipo de artefacto, acá te dejamos algunos consejos que te pueden ayudar.

Los expertos en el tema afirman que no es llegar y comprar una estufa. El lugar donde se instale, la presencia de niños, lo que gastan por hora y los metros cuadrados que calefaccionan son factores fundamentales que hay que evaluar, al igual que las condiciones de seguridad.

Tipos de estufas
Dada la variada oferta que existe en el mercado aquí les dejamos las principales características de cada una de acuerdo al Ministerio del Medio Ambiente.

Parafina
Son artefactos baratos y su consumo de combustibles es fácil de controlar, pero es necesario rellenarlos cada cierto tiempo y existen riesgos de quemaduras en algunos modelos. Requieren de mantención anual y cambio de mecha para limitar la contaminación intradomiciliaria por material particulado, dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno. Se puede utilizar en lugares con buena ventilación, no es aconsejable para dormitorios. Al prender una estufa a parafina, se debe poner atención a lo que hay alrededor, para evitar que puedan quemarse.

Gas licuado
Al igual que el anterior, este tipo de estufas y su combustible son baratos. Algunas de las ventajas que tienen es que son móviles y que poseen un gran poder calorífico; sin embargo, producen contaminación intradomiciliaria por monóxido de carbono. Se puede utilizar en lugares con buena ventilación, como living y comedor, pero no es adecuada para las piezas.

Electricidad
Hay diferentes tecnologías (halógena, cuarzo, oleoeléctricas, etc.) y algunas son más seguras que otras para los niños. Estas también son móviles y, al no existir combustión, no producen contaminación intradomiciliaria. Su poder calorífico es menor con un costo de operación mayor (gasto en electricidad). El uso es recomendado para habitaciones pequeñas, pero si se utiliza más de una puede causar un corte de energía o sobrecarga.

Split calefactor
Hoy en día están muy de moda, puesto que son muy eficientes al consumir menos luz que otras tecnologías eléctricas. Requieren una inversión alta y de una instalación especial, pero no producen contaminación intradomiciliaria y tampoco emiten contaminantes al exterior. Al ser reversibles pueden enfriar la casa en verano. Los artefactos de potencia alta requieren de una instalación eléctrica especial.

Leña
A pesar de que en Santiago están prohibidas, en otros lugares sí se pueden usar. Requieren de una inversión importante de compra e instalación y tienen gran capacidad calórica y usan combustible barato pero contaminante. Asimismo presentan una combustión menos eficiente y generan altas emisiones atmosféricas.

Pellet de madera
Al igual que la leña, el pellet es un combustible barato de gran capacidad calórica, pero a diferencia de la anterior, este produce muchas menos emisiones contaminantes. Estos pequeños cilindros están compuestos de aserrín comprimido con muy baja humedad. Son cómodos y fáciles de usar, pero su costo de compra e instalación es superior al de otro tipo de calefactores.

Gas natural
Este tipo de calefactor utiliza un combustible más barato que la parafina o el gas licuado, pero para poder utilizarlo se requiere estar conectado a la red de gas natural. Pueden requerir instalar nuevas cañerías y el costo del equipo es alto. Su combustión produce pocas emisiones contaminantes, pero consume el oxígeno de la habitación, por lo que no son aptos para dormitorios y requieren una mantención periódica. Se considera uno de los tipos de calefacción más cómodo, limpio y seguro entre los sistemas de calefacción.

Calefacción central a gas o con caldera a petróleo
Este tipo de calefacción debe contar con una certificación de instalación por parte de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), por lo que su diseño, instalación y/o mantención debe hacerse por personal acreditado en la SEC.

Evita la contaminación intradomiciliaria
Prefiere electricidad, gas natural, pellet o split calefactor.
– Solo los calefactores a leña certificados están permitidos en la Región Metropolitana. Estos deben tener el sello de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles.
– Un calefactor a leña antiguo contamina 5 veces más que uno certificado.

Tipo de calefacción según espacios
De acuerdo al Ministerio del Medio Ambiente estas son las recomendaciones:
· Departamento de 2 a 3 dormitorios (60-90 m²): Se recomienda siempre usar la calefacción central del edificio. Si no hay, pero existe conexión a gas natural, instalar ese tipo de estufas. Otra opción son las eléctricas, evitando así las emisiones dentro del hogar, aunque se puede necesitar más de 1.
· Casa de 1 a 2 dormitorios (30-40m²): Lo más recomendable es usar gas natural (si hay conexión) o electricidad (1 o 2 estufas). Si se utiliza gas licuado o parafina, se debe ventilar bien.
· Casa de 2 a 3 dormitorios (60-80m²): Lo más conveniente es usar gas natural (si hay conexión) o un split calefactor (A/C reversible) de alta eficiencia y potencia (desde los 18.000 BTU).
· Casa de 3, 4 o más dormitorios (80-120m²): Se sugiere usar los calefactores de alta potencia (sobre los 5 kW) que gastan menos recursos, como los split calefactor (A/C reversible) de alta eficiencia o estufas a gas natural.

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé