Alergia alimentaria
Alergia alimentaria
Un mal en aumento

Cada vez son más menores los que sufren de esta patología. ¿Qué hacer? ¿Cómo identificar los síntomas? ¿Cuáles son los costos asociados? Estas y otras preguntas las responderemos a continuación.

De seguro has escuchado o tienes un caso cercano de un menor, incluso recién nacido, que haya sido diagnosticado con alergia alimentaria, pero ¿qué significa esto? Que ante la ingesta de algún alimento específico su organismo reacciona de forma adversa, produciendo manifestaciones digestivas, respiratorias y/o dermatológicas.

Para conocer más de cerca la realidad que viven tanto los niños diagnosticados con esta patología como sus padres, Pamela Marchant, gastroenteróloga infantil de Clínica Bupa Santiago, aclara varias interrogantes.

¿Cuáles son las principales alergias infantiles?
Depende de la edad. En los lactantes, es la alergia a la proteína de leche de vaca, que en general es la primera proteína extraña con la que tienen contacto los niños pequeños, aun cuando estén alimentados con lactancia materna exclusiva. Este cuadro en la mayoría de los menores es transitorio y pasado los 3 años, más del 90% se hacen tolerantes y pueden recibir alimentos de este origen. En los más grandes las alergias alimentarias son muy raras y pasados los 2 años la causa más frecuente de alergia en el mundo es el maní.

¿Cómo pueden los padres darse cuenta que su hijo sufre de algún tipo de alergia alimentaria?
En los lactantes, los síntomas más frecuentes son la presencia de mucosidad y sangre en las deposiciones, las que suelen ser frecuentes y asociadas a irritabilidad permanente. Otras señales asociadas son el reflujo y la presencia de dermatitis atópica de difícil manejo. En general no se manifiesta con un solo síntoma y suele haber antecedentes familiares de atopia. Estos son permanentes y tienden a empeorar si no se retira de la dieta el causante de la alergia.

¿A qué edad suele diagnosticarse?
Generalmente durante los primeros 6 meses de vida.

¿En qué consiste el tratamiento?
En retirar de la dieta la proteína de leche de vaca. Si la guagua está con lactancia materna, la madre debe hacer la dieta de restricción (no comer alimentos con leche de vaca y sus derivados) y si está con fórmula, debe recibir aquellas especiales en que se modifica la proteína (extensamente hidrolizadas) o aminoacídicas, lo que dependerá de la gravedad del cuadro.

Alergia alimentaria vs. Intolerancia a la lactosa
La intolerancia a la lactosa se refiere a una alteración de la digestión, mientras que la alergia es un fenómeno inmunológico gatillado por una proteína.

La lactosa está compuesta por 2 moléculas que, para su absorción, deben ser separadas por una enzima específica (lactasa). En algunas personas esta deja de fabricarse y con ello la lactosa no se absorbe y queda en el lumen intestinal, donde es digerida por las bacterias que viven allí y provoca un efecto osmótico que atrae agua y gases, por ello se presenta con distensión, meteorismo (gases) y diarrea. Este suele ser un fenómeno progresivo, ya que la capacidad de digestión va desapareciendo con la edad. En casos raros de diarreas prolongadas o cuando se deja de ingerir lactosa, puede haber intolerancia transitoria a esta, sobre todo en pequeños con desnutrición y cuadros diarreicos prolongados.

Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner lateral La Buena Ola

te podría interesar