Alergias de primavera
Alergias de primavera
Tips para combatirla

Cuando empieza a mejorar el clima también comienzan a aparecer los desagradables estornudos y congestiones. Si bien falta un tiempo para esto, desde ya puedes preparar tu organismo para afrontar ese mal.

La alergia es una reacción exagerada del sistema inmune ante sustancias que, por lo general, son bien toleradas por el cuerpo humano como polen, polvo, pelos de animales y pasto, entre otras. Sin importar la procedencia, todos estos elementos son denominados alérgenos y en su mayoría proliferan durante la época primaveral. Es por ello que cientos de personas se ven afectadas por síntomas similares a los de un resfrío, pero que pueden durar un periodo bastante más prolongado.

Estudios indican que en los países occidentales entre un 15 y un 20% de los niños padecen alergia al polen, polvo o pelo de animales. Estos números han evolucionado de manera creciente en los últimos años y la explicación sería el incremento de contaminación a nivel mundial.

La herencia genética también es importante de considerar, pues las alergias se pueden transmitir de padres a hijos. Esto no quiere decir que necesariamente los descendientes de papás alérgicos padecerán de esta patología, pero sí presentan una mayor predisposición.

Síntomas anticipados
Aunque aún falta para la llegada de la primavera, muchas personas empiezan a experimentar los molestos síntomas de las alergias bastante antes. Una de las causas de este fenómeno es la polinización adelantada de los árboles.

Las alergias primaverales afectan especialmente a las vías respiratorias y los ojos, y dentro de los síntomas más comunes se encuentran:
– Congestión nasal con abundante goteo y estornudos.
– Prurito en nariz y garganta.
– Tos.
– Sequedad labial.
– Irritabilidad en los ojos con aumento de lagrimeo.
– Picazón en diversas zonas del cuerpo como cuello, cuero cabelludo y brazos, entre otros.
– Sibilancia en los bronquios, pues las alergias pueden desencadenar cuadros de asma.

¿Cómo tratarlas?
Lo ideal es empezar el tratamiento algunas semanas antes de que partan los síntomas, para quienes ya tienen identificadas esas fechas de años anteriores.

El tratamiento principal recetado por los especialistas es el uso de antihistamínico y corticoides nasales para aminorar los síntomas durante un tiempo determinado. Por otro lado, el único procedimiento definitivo para las alergias es la inmunoterapia. Esta consiste en administrar las sustancias a las cuales el paciente reacciona a través de dosis graduales mediante gotas sublinguales o vacunas, hasta lograr la tolerancia del sistema inmune frente a los alérgenos. El método va indicado acorde a la evaluación de un inmunólogo y es un proceso que dura mínimo 1 año.


Consejos para prevenirla
Ronald Reid, broncopulmonar de Clínica Universidad de los Andes, explica que lo principal es evitar el contacto con los alérgenos para tratar de prevenir la reacción alérgica. Para esto, entrega algunas recomendaciones.
– Ventilar las casas en periodos cortos y de preferencia a primera hora de la mañana, cuando hay menos alérgenos circulando.
– Evitar caminar en la mañana, ya que en ese periodo del día hay más liberación de pólenes.
– Para transitar en la calle, o realizar deporte al aire libre es importante utilizar anteojos de sol para evitar la conjuntivitis alérgica, ya que funcionan como una barrera.
– Si se tiene alergia al pasto, evitar el contacto y no estar presente cuando se corta, ya que puede desatar una alergia importante.
– Al andar en auto, es mejor usar el aire acondicionado y no abrir la ventana.
– Evita secar la ropa en los días de mayor polinización, ya que el polen se introduce en las fibras de la ropa húmeda.
– Es importante disminuir el contacto con partículas irritantes, como el humo del tabaco, ya que pueden desatar una reacción alérgica.
– Lavar la fruta o vegetales frescos, porque podrían tener polen en su superficie.
– Si se es alérgico, no tener contacto directo con los pólenes, por ejemplo salir al campo o barrer el jardín.


Alimentos que pueden ayudar
Manzana: contiene quercetina, componente que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, protegiendo al cuerpo contra reacciones alérgicas.

Camote: es rico en betacaroteno, manganeso, potasio y vitamina B. Gracias a su combinación de elementos combate alergias y fortalece el sistema inmunológico.

Salmón: excelente proteína, rico en ácidos grasos omega 3 (grasas buenas para el organismo). Además, es antiinflamatorio, contrarrestando los efectos de la alergia. Su consumo frecuente mejora la salud pulmonar y reduce las reacciones al polen y polvo, entre otros.

Alimentos altos en vitamina C: dentro de este grupo están las naranjas, limones y mandarinas, que contribuyen a combatir el resfrío y las alergias. El brócoli, por su parte, es más completo, ya que pertenece al grupo de los ‘súperalimentos’ debido a su alto contenido de fibras y vitaminas.

Agua: sirve para eliminar alérgenos, además de hidratar el cuerpo.

Probióticos: presente en lácteos y suplementos alimenticios, este elemento mejora la flora del sistema digestivo, apoyando la inmunidad del cuerpo. Un dato interesante es que el 70% del sistema inmune se encuentra en el intestino, por ello es fundamental protegerlo.

 

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé