Cápsula número 32
Cápsula número 32
Cibele Passos Zuchelo

Querida comunidad:

La palabra relación viene del latín y significa “acción o efecto de llevar algo otra vez”. Y este algo es conocimiento. Cuando uno relaciona una cosa con otra, forma una conexión mental.

Habiendo visto su etimología, veamos su sinónimo: correlación, correspondencia, vínculo, ligazón, y concordancia. Con esto, podemos inferir que los seres humanos estamos constantemente en relación unos con otros, compartiendo nuestros conocimientos. Sin embargo, no estamos relacionándonos solo con los demás, sino con nosotros mismos, y también con el Ser Superior, al cual muchos llamamos: Dios.

Pero hay quienes no creen en algo superior y en la práctica clínica he podido percibir que los conflictos interpersonales se hacen más intensos en la ausencia de Él. Obviamente existen las excepciones. Pareciera que se hacen mas fuertes aquellas relaciones donde existe algo superior entremedio.

Uno de nuestros propósitos en esta vida es aprender a amar y a relacionarnos a través de este sentimiento. Sin embargo, durante los primeros 7 años de vida, que es donde se forma nuestra personalidad, demarcamos nuestro tipo caracteriológico, el cual lleva a la base una o más heridas emocionales y sus respectivas máscaras. Las máscaras son creadas por nuestro ego, para protejer tales heridas, y estas nos desconectan de nuestra verdadera esencia, de quienes somos realmente, y, por ende, de nuestra capacidad de amar incondicionalmente. Es decir, nos desconecta de nosotros mismos y de Dios. Claramente, si no nos relacionamos de manera sana con nosotros mismos y perdemos nuestra conexión espiritual, no podremos relacionarnos sanamente con otros.

La mayoría de las veces nos relacionamos unos con otros a través de nuestras máscaras, y aquí es donde radica el mayor problema de nuestras relaciones interpersonales, porque hay algo entremedio de nosotros, pero algo que no es superior, sino inferior. Cuando nuestro ego es el imperador de nuestras relaciones, los conflictos interpersonales son inevitables.

Cómo podemos ver, las heridas emocionales juegan un rol fundamental en nuestros conflictos interpersonales. Por lo mismo, es de suma importancia conocerlas, pues sin tomar consciencia de ellas y del rol que cumplen en nuestras relaciones (con los demás, con uno y con Dios) no sería factible tener sanas relaciones, ni alcanzar la felicidad, y tampoco la plenitud.

Durante estas últimas 2 semanas he puesto más énfasis en las relaciones interpersonales. He hablado sobre juzgar, criticar, rencor, culpas, victimismo, perdón, amor, salud mental infantil y emociones. Esto es porque tengo consciencia que este encierro puede aumentar considerablemente los conflictos conyugales, los índices de maltrato infantil y la posibilidad de desarrollar un cuadro depresivo, entre otros problemas.

Sabiendo esto, poco a poco, he estado mostrándoles los factores que impiden que tengamos una sana relación intrafamiliar. Esto porque no es sano para nadie vivir un encierro en un ambiente de discusiones, esto agravaría aún más los problemas que ya tenemos en la actualidad.

Más que nunca necesitamos poner el foco en nuestras relaciones interpersonales, sobretodo en las familiares, esto es si queremos salir de esta situación con salud mental.

Esta semana seguiré poniendo énfasis en las relaciones, por lo que mañana seré más directa y les entregaré algunas claves para una buena comunicación, con el objetivo de regalarles herramientas que les permitan salir de este encierro con las relaciones intrafamiliares más fortalecidas.

Si sientes que no tienes una sana relación dentro de tu hogar, con quienes compartes tu techo, por favor detente esta semana a poner tu atención en resolver tales conflictos. Revisa las cápsulas anteriores. Nada es más importante en este momento que estar bien con uno mismo, con los demás y con Dios.

Sanas relaciones, salud mental y salud física, deberían ser las 3 prioridades en nuestra vida hoy. ¡Unidos venceremos esta batalla más facilmente!

Les deseo a todos un lindo día.

Cibele Passos Zuchelo
[email protected]

calo2020

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé