Celebrando la lactancia materna
Celebrando la lactancia materna

En los primeros meses de vida, esta es vital para el desarrollo de cada niño y hoy, de acuerdo a los datos de Organización Mundial de la Salud, solo un 36% de los lactantes de 0 a 6 meses se alimenta exclusivamente de leche materna.

Durante la primera semana de agosto, la Organización Mundial de la Salud, celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna para crear conciencia sobre la importancia de esta en la nutrición de los recién nacidos. De acuerdo a información entregada por la institución, una lactancia materna óptima permitiría salvar la vida de más de 800 mil menores de 5 años todos los años. Para esto, la OMS recomienda la leche materna como modo exclusivo de alimentación durante los 6 primeros meses de vida; a partir de entonces se recomienda seguir con la lactancia materna hasta los 2 años, como mínimo, complementada adecuadamente con otros alimentos inocuos.

Otro punto importante es que la lactancia, a pesar de ser proveída por la mujer, es una tarea que debe ser compartida por madres y padres. “En esta vivencia parental de roles dinámicos, ya sean femeninos o masculinos, el padre debe generar todas las condiciones para que la mamá pueda realizar el acto de lactancia en un ambiente adecuado y con el menor estrés posible. De esta manera, niños y niñas pueden tener un desarrollo integral a partir de los primeros días de vida”, explica Miguel Gatica, sicólogo y docente del Magíster en Mediación Sociofamiliar de la Universidad del Pacífico.

La educación social en este sentido también toma un rol importante durante la lactancia. Madres, padres y círculo cercano del recién nacido deben tener conciencia sobre las conductas maternales adecuadas como, por ejemplo, no consumir alcohol y tabaco, puesto que afecta la calidad de la leche. Así, la sociedad se convierte en un agente importante para el correcto desarrollo del proceso de amamantamiento.

El especialista es enfático en que todos tenemos que asumir el deber de impulsar la relevancia de la lactancia materna. “Es importante luchar contra aquellas características sociales que cada vez nos han ido deshumanizando más y más,  acentuando nuestra individualidad y dejando un escaso tiempo para invertir en nuestras relaciones afectivas y humanas, y que afectan negativamente el proceso de lactancia materna”, precisa.

Por otro lado, hace hincapié en que la lactancia debe darse en contextos educativos-afectivos, ya que es de vital importancia en el desarrollo del apego y de los futuros vínculos afectivos. A esto agrega que “la lactancia materna también significa disminuir el trauma del parto, además de instalar estilos de apego no evitativos, disminuir la posibilidad de retrasos en el desarrollo y también favorecer el desarrollo neuronal, sicomotor y de la capacidad intelectual”.

En este sentido, desarrollar estrategias de manejo en disminución de la ansiedad materna, diagnosticar y tratar la depresión postparto y promover una actitud positiva en cuanto a amamantar, es parte de lo que el académico propone para seguir potenciando la lactancia, sobre todo, durante los primeros 6 meses de vida.

Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner lateral La Buena Ola

te podría interesar