Circuncisión
Circuncisión
¿Sí o no?

Considerada una de las intervenciones quirúrgicas más antiguas del mundo, por lo general se realiza por motivos religiosos o culturales. Sin embargo, este procedimiento tiene diversos beneficios médicos. Aquí, Guillermo Baeza, urólogo pediátrico de Clínica Indisa, nos cuenta sobre esta práctica.

¿Qué es la circuncisión?
Si bien se realiza en muchos casos por razones religiosas o culturales, también es considerado un procedimiento médico para distintas patologías en niños, permitiendo corregir otros problemas. De esta manera, se efectúa una extirpación quirúrgica de la piel que cubre la punta del pene, más conocida como prepucio.

¿A quiénes se le debe hacer la circuncisión médica?
Las principales razones para realizar este procedimiento en los más pequeños se explican en las siguientes patologías:
– Fimosis: es la incapacidad de retraer el prepucio sobre el glande en niños mayores de 3 años. Es normal que ocurra en recién nacidos y en menores de 2 años, mientras que sobre los 4 ya es infrecuente.
– Balanitis xerótica obliterante: es una enfermedad crónica de la piel que produce la formación de un anillo cicatricial blanquecino progresivo en el prepucio.
– Parafimosis: se manifiesta cuando el prepucio está retraído detrás del glande y no puede retomar su posición inicial. Esta situación puede ser grave, pudiendo comprometer la circulación en el pene.
– Infección urinaria: es aconsejable efectuarla cuando hay antecedentes de reiteradas infecciones urinarias, ya que estas, en la infancia, pueden provocar daño renal y la circuncisión baja considerablemente el riesgo de sufrirlas nuevamente.

¿Cómo y cuándo se debe realizar?
Este procedimiento debiera hacerse en niños mayores de 3 años, salvo en casos especiales considerados por el médico tratante. Antes de la intervención, es conveniente tomar algunos exámenes de sangre para tener una mirada integral del paciente.

El día en que se efectúa la circuncisión, el menor es llevado a pabellón y en la primera parte de la anestesia es acompañado de uno de sus padres. La cirugía demora aproximadamente 45 minutos. Luego de terminado el procedimiento, el niño requiere algunas horas de hospitalización para su recuperación. Se debe considerar que esta operación conlleva puntos, los que se desprenden durante las semanas siguientes.

El paciente debe permanecer fuera del colegio por algunos días y tomar medicamentos recetados por su doctor. Es normal la hinchazón y formación de algunas costras en el glande, por lo que no es necesario alarmarse.

¿Cuáles son los beneficios de la circuncisión?
Hay que saber que este procedimiento no produce un beneficio médico inmediato en los niños, sino que las ventajas se verán más bien a largo plazo:
– Mejor higiene: es más sencillo lavar el pene, ya que no es necesario retraer prepucio.
– Menos infecciones urinarias: si bien el riesgo es bajo, en circuncidados disminuye 10 veces más de la cifra estándar.
– Menor riesgo de parafimosis: es el estrangulamiento del glande por el prepucio.
– Reducción de riesgo de infecciones del pene.
– Bajan las posibilidades de cáncer de pene: la circuncisión disminuye 3 veces el riesgo de padecer esta enfermedad. Sin embargo, hay que considerar que el peligro de sufrir esta patología es muy bajo de todas formas.

¿Cuáles son los riesgos?
– Hemorragia: puede ser bajo la piel, acumulándose sangre bajo ella y formando un hematoma, o un sangrando persistente fuera de la piel, que se evidencia con manchas en su ropa. En ambos casos se requiere supervisión médica, puesto que no es normal y es probable que se necesite una nueva intervención quirúrgica.
– Infección: si bien es muy infrecuente que ocurra, cuando pasa puede llegar a ser una complicación grave. Entre los síntomas se evidencia fiebre, dolor, hinchazón, enrojecimiento y manchas violáceas en el pene, escroto y región pubiana. Además de contar con presencia de exudado, que es un líquido o sustancia verdosa.
– Estenosis del meato: es la estrechez del orificio por donde se expulsa la orina en el glande. Se puede evidenciar porque el niño demora en orinar, el chorro es delgado y tiende a tener una desviación hacia arriba.
– Cicatriz hipertrófica: esto ocurre porque la cicatriz de la circuncisión queda gruesa y rígida, causando que se atrape el glande.
– Adherencias: esto es cuando se produce la unión parcial entre el glande y el prepucio. Habitualmente responde a un tratamiento con cremas, siempre recetadas por el médico a cargo del paciente.
– Puente cutáneo: corresponde a la formación de una cicatriz en forma de puente entre la cicatriz y el glande.
– Pene atrapado: cuando el cuerpo del pene se oculta bajo la piel. Algunas veces se origina por exceso de grasa en la zona y se acentúa por la circuncisión.

Otras cosas que debes saber
– No deben hacerse masajes, ya que estos
producen fisuras en el prepucio y al cicatrizar dejan aún más rígida la piel.
– Las cremas con corticoides solo tienen utilidad en presencia de adherencias entre prepucio y glande, las cuales son normales en especial en los más pequeños. También ayudaría en estrechez leve y para eliminar quistes de esmegma.
– La circuncisión en recién nacido no se recomienda en forma rutinaria.

Banner lateral ExpoNovios abril 2020

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé