Cómo superar el miedo a los temblores

Chile es un país donde constantemente se hace sentir la fuerza de la naturaleza, por eso es necesario estar en permanente alerta. ¿Qué hacer ante un temblor?, ¿cómo enfrentar el miedo y angustia? La psicóloga de Clínica Ciudad del Mar, Claudia Badilla, entrega consejos para poder afrontar esta situación de la mejor manera posible.

La magnitud de los eventos catastróficos, la anticipación del impacto que pueda llegar tener y el carácter repentino e impredecible de los acontecimientos generan miedo en las personas, desencadenando una respuesta adaptativa de aumento de ansiedad y preparación para escapar, lo que es normal y útil como mecanismo de defensa ante daños potenciales.

Claudia Badilla, psicóloga de Clínica Ciudad del Mar, sostiene que también existen respuestas ansiosas durante los días siguientes, donde se mantiene la alerta. Posteriormente vienen emociones como la pena, rabia, culpa y disposición a enumerar las pérdidas o daños físicos y materiales.

Si bien la mayoría de la población tiene estas reacciones, hay grupos más vulnerables, como las embarazadas, niños, adolescentes y ancianos, que pueden experimentar respuestas menos adaptativas, cuyo inicio puede manifestarse inmediatamente e incluso hasta meses después. Asimismo, señala la psicóloga, puede haber descompensación en personas con trastornos psiquiátricos previos.

“Esta situación de crisis se vive como un estado de desequilibrio, que puede demorar un tiempo en restablecerse, hasta que las personas logran asimilar, reorganizarse y adaptarse, lo que no necesariamente implica retomar la vida tal cual estaba antes de sufrir la catástrofe”, enfatiza la profesional.

Las repercusiones psicológicas más frecuentes son sintomatología depresiva, ansiosa y trastorno de estrés post traumático (TEPT); situaciones que de persistir en el tiempo requieren de la asistencia de algún especialista.

Hay que tener en cuenta que las crisis incorporan cambios en el sistema de comportamiento, que muchas veces resultan ventajosos, ya que permiten descubrir o desarrollar nuevos recursos adaptativos y salir fortalecidos de tales experiencias.

Consejos para enfrentar estas situaciones

La psicóloga Claudia Badilla sostiene que si bien es complejo abordar las emociones ante este tipo de circunstancias, hay que confiar en que la ansiedad es una respuesta adaptativa que tiende a bajar espontáneamente. Por lo tanto, es necesario mantener la calma y no temer a las reacciones físicas propias del miedo para no llegar al pánico.

Asimismo, asumir un rol activo en el proceso de recuperación es esencial, de modo que se vayan validando las emociones y activando los recursos adaptativos. Para ello, ayuda el contar a otros la experiencia, incorporando los acontecimientos y contenido emocional. “Esto es un ejercicio que facilita el proceso mental de asimilación de lo vivido, acomodación del sistema de comportamiento, y logro de reequilibrio adaptativo”, recuerda.

A continuación, la profesional entrega una serie de recomendaciones:

– Respetar los propios tiempos. Todos viven procesos diferentes, por lo que no hay que apresurar el retorno a la rutina.

– Evitar pensar en lo que “pudo haber ocurrido”, esto pasa a ser un factor estresante interno que no favorece a la persona.

– Tener un adecuado manejo de la exposición a las noticias. Esto resulta favorable para tranquilizar y/o movilizar ayuda, asimilar lo ocurrido y generar conciencia social; sin embargo, hay personas a las que les vuelve la angustia y se exponen innecesariamente.

– Restablecer hábitos básicos alimentación y sueño.

– Consultar con un especialista en caso de que la sintomatología se mantenga con intensidad por más de un mes después del episodio.

– Es importante el seguimiento durante los 6 primeros meses, ya que síntomas de estrés postraumático puede aparecer de manera demorada.

¿Qué hacer con los niños?

Hay que tener en cuenta que la manifestación de la ansiedad en los niños es diferente a la de los adultos, ya que suelen presentar síntomas como inquietud psicomotriz, intranquilidad, problemas conductuales y para concentrarse, aumento de ingesta de alimentos, masticar las uñas de las manos (onicofagia), tics, sobre dependencia física de los padres, temor a separarse o dormir solos, insomnio y conductas regresivas, entre otras.

“Es importante que los papás tomen precauciones para evitar que sus hijos tengan episodios traumáticos que no puedan superar. Este tipo de eventos, como los temblores, de por sí los asustan, pero con ayuda y paciencia esto se puede sobrellevar”, declara la psicóloga.

Sugerencias para los papás

– Adaptarse a las experiencias del niño, con el fin de facilitar su comprensión y adaptación.

– Mantener el autocontrol, manifestar la preocupación por los hechos y emociones, evitando trasmitir desesperación y pesimismo.

– Dar seguridad, contención física (abrazo) y emocional e instrucciones certeras. Mostrarles que como adultos hemos pensado en su seguridad.

– Responder a sus dudas, informando de manera simple y veraz, acorde a su nivel de desarrollo. Comenzar por información que ellos ya manejan y estar dispuesto a responder más de una vez.

– Validar sus emociones, no negarlas ni minimizarlas. Además, ir enseñándoles a redefinir en positivo situaciones adversas y experimentar esperanza.

– Facilitar la realización de actividades, favoreciendo las horas de juego.

 

Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner lateral La Buena Ola

te podría interesar