¿Cómo vestir después del embarazo?
¿Cómo vestir después del embarazo?

Tener un hijo es algo maravilloso, pero también caótico. No solo cambia tu rutina, tus costumbres, tu cuerpo, ¡sino que tu vida completa!

El embarazo mismo y la metamorfosis que experimentamos, solo son anticipos de los cambios que se aproximan en nuestra vida. Luego de 9 meses de subir gradualmente de talla, después del parto nuestro cuerpo sufre una baja instantánea. Retomar el peso regular; a algunas mujeres les tomará más tiempo que otras, pero de todos modos hay ciertas cosas que simplemente cambian. Caderas más anchas, busto más grande, cintura menos definida, abdomen flácido, son algunas de las típicas transformaciones corporales. Con una dieta balanceada y ejercicio, muchos de esos cambios se pueden revertir, pero otros ya son parte de la nueva silueta de quien ha sido madre. ¡Que no cunda el pánico! Aquí está la guía completa para aprender a vestir esta nueva piel.

Disimula la flacidez abdominal

La flacidez abdominal es completamente normal, ya que los músculos se han estirado durante todo el embarazo. Es importante realizar ejercicio en esa zona para afirmar nuevamente la musculatura, pero hasta que eso ocurra, hay algunas cosas que puedes tener en cuenta a la hora de vestirte:

– Las verticales son un gran sí, en cambio las horizontales producen un efecto desfavorecedor, ya que evidencian y ensanchan. Evita las poleras o tops marineros de líneas horizontales gruesas, prefiere las líneas verticales y finas, estas estilizan y adelgazan.

– Los estampados grandes generan un foco de atención inmediato y engruesan. Por lo tanto, si no quieres atraer la atención a la zona abdominal, mejor evítalos u opta por estampados pequeños o en colores fríos (gris, navy, café, negro, verde oscuro, etc). Esto también vale para partes de abajo, ya sean pantalones o faldas.

– Tratándose de tops y poleras, trata de no utilizar cortes rectos, ya que potencian aún más la sensación de no cintura, prefiere los que tengan corte al sesgo. ¿Cómo reconocerlo? Levanta la blusa y ve si en su forma y costura ya se dibuja la silueta de cintura. Si el corte es completamente recto, no es recomendable, ¡next!

Ropa en la medida justa

Es fundamental que uses tu talla. Sabemos que por los continuos cambios de peso la idea no es que cada mes compres un clóset completo, pero sí debes saber que la ropa demasiado ancha aumenta kilos y, a su vez, la ropa demasiado apretada evidencia cada gramo, pliegue y “rollito”. La clave está en el equilibrio justo, en este caso lo óptimo es la ropa “al cuerpo” o un poco holgada. Opta por telas que tengan caída, nunca las que se ajustan demasiado. Las telas elasticadas, por ejemplo, son bastante ingratas debido a que marcan todo. Evítalas en las zonas que tengas exceso de grasa. Las telas gruesas, abultadas, de estampados grandes también ensanchan.

Cómoda con tu nuevo escote

Durante la lactancia tu busto puede crecer considerablemente, si este nuevo tamaño te incomoda no te preocupes, aquí unos consejos:

– El escote en V es el más recomendable, estiliza la zona del cuello y no abulta.

– El beatle o cuello tortuga exacerba el efecto del busto prominente, mejor evítalo.

– Es esencial que tengas sostenes que afirmen, de tiras gruesas, ya que además de proteger tu espalda, te darán mayor contención.

 

Por Camila Serrano, Diseñadora, Asesora de Imagen & Personal Shopper | Instagram: @cs_imagen – www.camilaserrano.com

Banner lateral Feria MyB 2019
Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner latera Feria PyC oct. 2019

te podría interesar