Mamá a jornada completa
Mamá a jornada completa

Cuando estaba embarazada, muchas de mis amigas del trabajo me advirtieron que disfrutara mucho de mi pre y post natal, porque es una instancia con la guagua que posteriormente será muy añorada. ¡Y así fue!

Desde que tomé la decisión de ser mamá, sabía que sería un gran desafío tener una jornada completa de trabajo además de un hijo, pero estaba dispuesta a hacerlo, porque amo mi trabajo y el gran sueño de ser madre estaba tocando mi puerta, considerando que no sería ni la primera ni la última mujer que tendría que organizarse y compatibilizar su vida laboral con la maternidad.

A pesar de todo lo anterior, no es nada de fácil. En los meses de post natal generas una dinámica con tu bebé que no quisieras interrumpir jamás. Tener el tiempo solo para tu hijo y tu familia te hace sentir tranquila, porque lo estás disfrutando al máximo y gozando de todas sus gracias, sin dejar de destacar que no son unas vacaciones como algunos creen, ni un periodo de relajo, ni mucho menos de tiempo libre. Pero al fin y al cabo estás con tu guagua y eso es lo que importa.

Cuando fue hora de volver al trabajo, a los cinco meses y medio de haber nacido mi hijo, me vi enfrentada a una serie de desafíos. El primero de ellos fue conservar la lactancia que tanto me costó lograr. Para eso me arrancaba al baño cada cierto tiempo y me sacaba leche para así poder conservar la productividad. Una amiga me prestó un extractor eléctrico, lo que me hizo las cosas mucho más fáciles, y dos veces al día armaba mis provisiones para que mi guagua pudiese contar con sus porciones de leche necesarias cuando me ausentaba. Así lo hice hasta sus 11 meses, cuando dejé de amamantarlo.

Otro de los retos a los que me vi enfrentada, fue lidiar con los tiempos de traslado que implican las horas punta en la capital. ¡Uno está corriendo para todos lados! Sin embargo, debo agradecer que cuento con una persona que me ayuda y que adora a mi hijo tanto como yo. Tener una buena red de apoyo y ser organizada en el quehacer diario es fundamental para el día a día.

Pero todo esto tiene su premio cuando llego a mi casa y veo que mi hijo está feliz de verme, ahí le dedico todo el tiempo a él, nos reímos, cantamos y jugamos. En resumidas cuentas, creo que el amor por nuestros hijos nos hace sacar las fuerzas y las ganas que todos quisieran tener al final de un largo día.

Mi guagua tiene un poco menos de 1 año y tengo una muy buena experiencia tratando de compatibilizar mi trabajo de jornada completa (con horas de lactancia) con la maternidad. No sé si con más hijos sería igual de viable, pero estoy contenta porque enfoco mis energías en disfrutarlo y en tener tiempo de calidad.  A pesar de que no es fácil, destaco a todas aquellas que sí lo hacemos.

 

Por Valeria Molina Álvarez, Sicopedagoga y Magíster en Potenciación de Aprendizaje, [email protected]

Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner lateral Feria Pro Pyme 2019

te podría interesar

Feria Pro Pyme 2019