Crisis o brotes de crecimiento
Crisis o brotes de crecimiento
Columna lactancia

Sin duda, este es uno de los desafíos más grandes de la lactancia. Y es que apenas la estás iniciando, sientes que te estás acostumbrando y de la nada tu guagua comienza a comportarse de manera extraña. Pareciera que rechaza el pecho, está nerviosa y sus tomas aumentan. Comienzas a cuestionar todo, crees que tu leche no es suficiente y dudas si dar un relleno será la solución. Grave error.

¡Tranquila! No es que tengas poca leche, tu bebé está atravesando una crisis de crecimiento. Estos son periodos en los que va creciendo y necesita incrementar tu producción de leche. Y aunque todas las crisis son distintas, la base es la misma. Tu pequeño estimulará el pecho lo más que pueda, con el fin de conseguir todo el volumen de leche que requiere para crecer.

¿Cuándo se presentan estas crisis?
– De los 15 a los 21 días.
– A las 6 y 7 semanas.
– A los 3 meses.
– A los 12 meses.
– A los 2 años.

Aproximadamente en ese rango de tiempo los pequeños empiezan a tener los mismos síntomas volviendo locas a sus madres. En esta columna explicaré en detalle las 3 primeras crisis, cuáles son sus características y cómo enfrentarlas.

Crisis de los 15 a los 21 días
Los primeros días de lactancia, una vez que te baja la leche, suelen ser bastante regulares. Tu guagua toma tranquila y duerme unas 200 siestas al día.

Cuando parece que por fin le estás cogiendo el ritmo a esto de la maternidad, tu bebé comienza a comportarse extraño:
– Mama cada 15 minutos.
– Llora si no tiene el pecho en la boca.
– Puede estar una hora pegado.
– Regurgita grandes cantidades de leche y aun así quiere seguir mamando.
– Sus siestas son más cortas.
– Parece nervioso o molesto.

¿Qué le pasa?
Tu hijo necesita crecer, lo requiere rápido y para esto debe aumentar tu producción de la forma más eficiente posible, que es mamando como descontrolado día y noche.

¿Cuánto dura?
Suele extenderse por 3 a 10 días, los que serán caóticos y necesitarás de todo el apoyo de tu familia, ya que si antes parecía que no tenías tiempo, ahora sentirás que lo único que haces es amamantar.

Crisis de las 6 a 7 semanas
Parece que sales de una crisis para entrar en otra. Ya cuando superaste la primera y creías que nada podía vencerte, de nuevo tu guagua se pone inquieta y nerviosa, pero su comportamiento no es igual al de la primera vez.

¿Qué pasa?
Ha pasado mes y medio del nacimiento, tu hijo requiere crecer y es momento de aumentar tu producción nuevamente. Pero como si fuera poco, esta vez la composición de la leche cambia. Su sabor se vuelve un poco más salado y algunos bebés no están convencidos con el nuevo ‘producto’.

¿Cuánto dura?
Aproximadamente 1 semana.

Crisis de los 3 meses
Esta es muy especial, porque es más de la mamá que del hijo. Su comportamiento es distinto al de las otras y es una de las más difíciles de sobrellevar. Muchas mamás dejan de amamantar a los 3 meses pensando que no tienen suficiente leche y que su bebé las rechaza.

¿Cuáles son los síntomas?
El bebé actúa errático, se contorsiona, pasa una mosca y no toma más. Si antes pasaba 1 hora pegado, ahora con 3 minutos tiene de sobra. La madre no lo puede entender y decide ofrecerle más, pero lo único que consigue es que se altere.

¿Qué pasa?
Son varias cosas. Primero el pequeño, que antes era un inexperto, ahora tiene mucha más fuerza y logra sacar toda la leche que necesita en 5 minutos o menos. Lo más importante es que está feliz haciéndolo, porque ahora su mundo se abrió, ya no solo ve el pecho y los ojos de mamá, divisa a papá que entra por la puerta, oye los autos pasar, todo lo distrae y quiere estar pendiente de todo.

Por otro lado, la leche que antes estaba ahí, lista para servir, ahora resulta que es él quien debe sacarla. Tu pecho se vuelve muy eficiente, ya no goteas ni los tienes duros como roca. Estos síntomas hacen que pienses inmediatamente que se te acabó la leche, pero no es así. Tu organismo entendió que hay que producirla cuando él toma y, por lo tanto, demora un poco en bajar; frente a esto el bebé se enoja, pues aún no comprende este cambio.

¿Cuánto dura?
Suele ser 1 mes, en el que muchas mujeres desisten de dar de mamar. Si logras pasar esta crisis, verás que la lactancia ya estará establecida y será todo mucho más fácil de aquí en adelante.

Consejos para afrontar los brotes de crecimiento
– Una mochila de porteo suele ser una gran aliada durante las crisis.
– Pedir apoyo a la familia, para que te ayuden con las labores domésticas y tú puedas dedicarle tiempo a tu guagua.
– Darle pecho cuantas veces necesite, una vez terminada la crisis volverá a su patrón normal.
– Por nada del mundo le des relleno. Si haces esto no lograrás aumentar tu producción y será un círculo vicioso que te llevará a tener cada vez menos leche.

Por Marlina Díaz Rodríguez
www.marlylactancia.com
@marlylactancia
[email protected]

Banner lateral ExpoNovios abril 2020

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé