¿Cuál será el color de ojos?
¿Cuál será el color de ojos?

A todos los padres les intriga esta interrogante, aquí te explicamos cómo dilucidar este misterio de la genética. Además de entender por qué todos los bebés nacen con ojos grises.

Cuando nace un niño es seguro que la familia empezará a encontrarle similitudes a la mamá, al papá o los abuelos. Definir a quién se parece se convierte en una amena discusión. El color de ojos que tendrá pasará a ser un tema relevante, pues la gran mayoría de los bebés nace con los ojos grises. Para averiguar si serán cafés, verdes o azules deberán esperar, al menos, 6 meses, que es el tiempo aproximado en que se definen gracias a la carga genética y a las células encargadas de dotar al iris de su correspondiente melanina.

Antes de buscar las respuestas en la genética, debemos entender por qué los niños nacen con los ojos grises. Esto se debe a que las células que se encargan de definir la tonalidad todavía están inmaduras, no realizan su función en plenitud y deben adaptarse a la luz del sol. A medida que la guagua está en contacto con su entorno, la melanina actúa y el color del ojo adopta la tonalidad que tendrá de por vida.

Desde que nacen, y hasta aproximadamente el año, no se puede apreciar el color definitivo, por lo que es imposible adivinarlo antes de ese período. Es más, puede que a los 4 o 5 años la tonalidad adquirida al año sufra alguna variación en el tono.

HACIA EL COLOR DEFINITIVO

El color de ojos se define a través de patrones genéticos, hay que recordar que existen genes dominantes y recesivos. Se llama “dominante” al que tiene una mayor probabilidad de manifestarse respecto al “recesivo”. Es decir, si tú tienes los ojos verdes y el papá cafés, hay más posibilidades de que los ojos de tu guagua sean cafés. El color oscuro (dominante) vence al claro (recesivo). Pero esto no implica que a ciencia cierta serán cafés, solo que hay más posibilidades de que sea así. Hay que considerar también a los abuelos. Aquí recurrimos a las leyes de la genética para encontrar algunas pistas:

   Mamá con ojos cafés, papá con ojos azules o verdes y abuelos maternos con ojos cafés: 80% de probabilidad de que el pequeño tenga los ojos cafés.

    Mamá con ojos cafés, papá con ojos azules o verdes y un abuelo materno con ojos cafés y el otro con azules o verdes: 50% de probabilidad de que el niño tenga los ojos azules o verdes.

     Mamá con ojos azules o verdes, papá con ojos cafés y uno de los abuelos paternos con ojos azules o verdes: 50% de que el bebé tenga ojos azules o verdes.

    Ambos padres con ojos cafés y todos los abuelos también: 98% de probabilidad que el niño tenga los ojos cafés.

   Ambos padres con ojos cafés y uno de los abuelos paternos con ojos azules o verdes: 90% de probabilidad de tener los ojos cafés.

   Mamá con ojos cafés, papá con ojos azules o verdes y abuelos maternos con ojos cafés: 80% de probabilidad de que tenga los ojos cafés.

   Mamá con cafés, papá con ojos azules o verdes y un abuelo materno con ojos azules o verdes: 50% de probabilidad de que el niño tenga los ojos azules o verdes.

Recuerda que aunque los genes entregan algunos indicios de la tonalidad que tendrán los ojos de tu hijo, deberás esperar hasta los 6 meses o el año para saber cómo serán definitivamente, ¡paciencia!

Y QUÉ SUCEDE CON EL PELO…

La genética no solo influye en el color de los ojos, también decide el tono que tendrá su pelo. El cual se determina de manera similar al iris, es decir, por la

combinación de dos pares de genes, uno de cada progenitor, si uno de ellos es dominante, el bebé  adquirirá el rasgo aportado por este gen. Si los dos son recesivos, los genes estarán en igualdad de condiciones, así que el bebé tendrá la misma probabilidad de heredar uno u otro rasgo.

En el caso del pelo, el tono oscuro es el gen dominante y el claro, el recesivo. Por ejemplo, si el padre posee el pelo oscuro y no tiene antepasados con cabello claro y la mamá es rubia, lo más probable es que la guagua tenga el cabello oscuro, porque el gen del papá predomina sobre el materno.

Sin embargo, si el papá tiene el pelo castaño, pero tiene antepasados con el pelo rubio, podría ser que el gen dominante contenga la carga de cabello rubio. En este caso, es probable que el bebé lo herede y salga con el pelo rubio.

En el caso de los colorines, el color rojo es el recesivo; pero para que un niño sea pelirrojo se necesita que ambos progenitores contengan el gen recesivo.

CUESTIÓN DE GENES

Hay dos tipos de genes: los dominantes y los recesivos. Los primeros son los más fuertes, por lo que tienen mayor influencia a la hora de determinar los rasgos físicos. Los recesivos son más débiles, pero están en el ADN de cada individuo, aunque no se manifiesten físicamente. Por eso hay características que aparecen después de dos o más generaciones.

Banner lateral Feria MyB 2019
Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner latera Feria PyC oct. 2019

te podría interesar