Cuídate durante la dulce espera
Cuídate durante la dulce espera

Estar embarazada no es excusa para no verte bien ni regalonearte. Para que sepas qué cosas puedes y no hacer durante este periodo, acá te dejamos una guía que te ayudará a cuidarte de pies a cabeza.

Durante la gestación los cambios por los que atraviesa el cuerpo de la mujer son innumerables. Básicamente es una transformación radical que puede hacerte sentir más linda que nunca, lo menos atractiva del mundo o ambas sensaciones en un mismo día.

Es aquí donde tu rutina habitual podría necesitar algunas modificaciones. Para que esto no sea una pesadilla, acá te damos consejos sobre qué debes hacer y cuáles tienes que evitar para realzar tu belleza cuando estás esperando.

PELO
Para que tu cabello esté mejor que nunca, con vida, sano y brillante pon atención a estos tratamientos.

Coloración. A pesar de que no existe evidencia de que la pequeña cantidad de sustancias químicas absorbidas por la piel durante el teñido sea peligrosa para el embarazo, algunos expertos aconsejan esperar hasta después del primer trimestre antes de darte una vuelta por la peluquería. De todas maneras, consulta con tu médico antes de hacerte un retoque. Si no estás cómoda con una tintura completa, considera los reflejos. De este modo, los químicos no tendrán contacto con el cuero cabelludo y, como duran más tiempo que el teñido de un solo color, deberás hacértelo menos veces durante la gestación. También puedes realizarte un proceso menos intenso, como uno con productos libres de amoníaco o una tintura completamente vegetal.

Ten en cuenta que los cambios hormonales pueden hacer que tu pelo reaccione de manera extraña a los productos, por lo que es posible que no consigas los resultados esperados. Por esta razón, te sugerimos que antes de teñirte completamente, pruebes en un mechón para asegurarte de lograr la tonalidad esperada.

Tratamientos para alisar o alisadores. Al igual que con la coloración, no existen pruebas de que esto sea peligroso durante el embarazo, pero de igual forma se aconseja consultar con tu doctor. Si decides alisarlo, recuerda que las hormonas pueden jugarte en contra, haciendo que tu pelo quede aún más revuelto. Además, durante este periodo crecerá más rápido y los rulos reaparecerán en tus raíces antes de lo esperado. Quizás en este instante lo mejor sea una plancha para que tu cabello quede como tú quieras.

ROSTRO
Aunque es posible que tu embarazo todavía no se haga visible físicamente, tu rostro ya lo está manifestando. Aquí te dejamos lo bueno y lo malo sobre el cuidado facial durante esta etapa.

Tratamientos faciales. No todas las futuras mamás tienen el aspecto radiante del que siempre has leído, por lo que si no eres una de ellas, un tratamiento facial podría ser la solución. La mayoría de estos es seguro durante la gestación, excepto los del tipo abrasivos como la microdermoabrasión y el peeling químico, que podrían hacerte más mal que bien, irritando tu piel que, como consecuencia del embarazo, está hipersensible.

Aquellos que usan microcorriente eléctrica están descartados durante estos meses. Pregúntale a la cosmetóloga por los que son más suaves y con menos probabilidad de provocar una reacción. Y si aún no te sientes segura, consulta con tu doctor antes de realizarte algún tratamiento.

Tratamientos antiage. Previo a hacerte cualquier tipo de relleno, es fundamental que consultes con tu médico. Es probable que estés más segura sin ninguno de estos tratamientos mientras dure tu embarazo. En cuanto a las cremas, aléjate temporalmente de aquellas que contengan vitamina A, K y BHA (beta hidroxiácido o ácido salicílico) y pregunta por cualquier otro ingrediente del que tengas dudas. La mayoría de los doctores dará el visto bueno al uso de productos con AHA (alfa hidroxiácido) o ácidos de frutas, pero siempre pregunta antes.

Lo positivo es que la retención de líquidos normal en el embarazo podría rellenar el rostro y hacer menos perceptibles las arrugas, sin tener tanta necesidad de tratamientos cosméticos.

Tratamientos contra el acné. ¿Te han salido más espinillas que a una adolescente? Una vez más puedes culpar a las hormonas. No te apliques cualquier crema, puesto que hay algunas que están completamente contraindicadas durante el periodo de gestación. Consulta a tu médico antes de acudir a tu botiquín personal. Por su parte, los tratamientos láser y químicos deberás dejarlos para después de dar a luz. Intenta combatir los granos con métodos más naturales como tomar mucha agua, comer bien y mantener tu cara limpia.

CUERPO
Definitivamente este paga un precio bastante alto por el privilegio de ser mamá, por lo que merece todos los regaloneos que puedas darle.

Depilación y tratamientos para aclararlos. Es posible que durante este periodo tengas más pelos que de costumbre, pero no te preocupes que es solo temporal y es culpa de las hormonas. Durante este tiempo es mejor recurrir a los métodos más tradicionales como las pinzas, las rasuradoras o la cera, y dejar el láser para después. Recuerda que la piel de las embarazadas suele estar más sensible, por lo que si vas a un lugar a que te depilen, diles que estás esperando guagua para que sean ultra gentiles.

Masajes. No hay nada como uno de estos para aliviar ese dolor de espalda, ansiedad y tensión propias de esta etapa. Eso sí, debes asegurarte de que los masajes sean al mismo tiempo relajantes y seguros.
– Busca un masajista profesional y que sepa lo que se debe y no hacer con una mujer embarazada.
– Evita los masajes durante el primer trimestre, ya que pueden causarte mareos y agravar las náuseas.
– Busca la posición adecuada, pídele a tu masajista que utilice una mesa con un orificio para tu guata o que estés de lado.
– Preocúpate que froten las zonas adecuadas. La presión directa en el área entre el hueso del tobillo y el talón puede provocar contracciones.
– Cualquier incomodidad debes hacerla saber inmediatamente. Después de todo, el masaje es para que te sientas bien.
– Solicita una loción o aceite sin fragancias, no solo porque estás muy sensible a los olores, sino porque también algunos aceites de aromaterapia pueden estimular las contracciones.

Aromaterapia. Las siguientes fragancias son consideradas seguras durante la gestación, aunque expertos recomiendan que su concentración se reduzca a la mitad del uso habitual: rosa, lavanda, manzanilla, mandarina, nerolí e ylang-ylang. Las embarazadas deben evitar la albahaca, enebro, romero, salvia, menta, poleo, orégano y tomillo, puesto que pueden desencadenar contracciones.

Tratamientos corporales, frotaciones, envolturas e hidroterapia. Las frotaciones son seguras, siempre y cuando sean suaves. Sin embargo, las envolturas herbales no lo son, ya que pueden elevar excesivamente la temperatura corporal femenina. Un breve baño caliente (no más de 37 ºC) como parte de la hidroterapia es seguro y relajante, pero no te acerques al sauna, los baños de vapor y la tina caliente.

Solarium y autobronceantes. El primero está completamente prohibido, ya que no solo es perjudicial para la piel, sino que también aumenta las probabilidades de que contraigas cloasma (decoloración cutánea) y elevar tu temperatura corporal a un nivel dañino para tu guagua en desarrollo. En cuanto a los autobronceantes, consúltalo con tu médico y ten en cuenta que tus hormonas te pueden jugar una mala pasada y hacer que tu cutis no adquiera el color deseado.

MANOS Y PIES
Incluso estos mostrarán los efectos del embarazo y los sentirás hinchados, pero esto no es razón para que no los puedas lucir bien.

Manicure y pedicure. Es totalmente seguro pintarte las uñas estando embarazada, y aprovecha esta etapa porque ahora te crecerán más firmes que nunca. Eso sí te recomendamos que te alejes un poco de los acrílicos, no porque sean perjudiciales, sino porque pueden provocar una infección y el olor ser un poco fuerte.

Banner lateral Feria MyB 2019
Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner latera Feria PyC oct. 2019

te podría interesar