De la mano por el mundo
De la mano por el mundo

Para Teresa Razmilic (@conchupeteymochila) viajar es parte de su esencia y a pesar de estar en plena etapa de maternidad, no duda en aprovechar cada momento para recorrer diferentes destinos junto a su familia. ¿Cómo lo hace? Conoce acá su historia y algunas de sus recomendaciones.
Era julio de 2016 y Teresa, Francisco Spencer y Lucas -su hijo que en ese entonces tenía 1 año y medio- estaban listos para partir a vivir a Bali durante 6 meses. Motivada por su amor a la fotografía, decidió crear una cuenta de Instagram y un blog llamado Con chupete y mochila para ir contándole a sus más cercanos los lugares en los que estaban.
Como nos cuenta, el bichito de viajar era algo que tenía desde que nació. Con apenas 15 días, se subió por primera vez a un avión para ser bautizada en Madrid junto a su familia materna. Desde ahí que todos los años viajaba a España y, ya más grande en 2013, se fue a viajar durante 10 meses por Europa y Asia y en los últimos 3, se sumó Francisco para recorrer India y Nepal. Ahí los dos decidieron que tenían que volver, pero con chupete y mochila.
Hoy sus redes sociales no son solo visitadas por amigos y familiares, sino que este diario de viaje empezó a sumar cada vez más seguidores, aventuras y una nueva integrante: la Amalia que tiene 3 meses. Ya planeando su próximo destino y potenciando al máximo su aplicación para novios llamada Checkinlove, conversamos con Teresa para conocer los mejores tips para pasear con niños por el mundo.
IMG_4469
IMG_5861
¿Cómo fue viajar a Asia con Lucas durante 6 meses?
La experiencia fue increíble. Ahí tuvimos que adecuarnos un poco, porque mochilear tanto tiempo con una guagua podía ser agotador. Elegimos como base Bali y tratamos de hacer lo más posible vida local; metimos a Lucas al jardín, Francisco se metió a un grupo de crossfit, teníamos nuestra casita y una rutina. Fue una experiencia distinta y súper enriquecedora. Para Lucas fue buenísimo, volvió otro niño, conoció otras culturas e idiomas.
¿Qué aprendiste de esa experiencia?
Aprendí algo súper importante… En Chile uno tiene su vida, pero cuando decides hacer este tipo de viaje y estar como piña, los tres solos, sin manos ni amigos, te enseña a entretenerte todos los días de forma distinta. Todo es mucho más simple, empiezas a valorar mucho más el día a día en compañía de este núcleo y las cosas que de verdad importan.
IMG_2767
IMG_5125
IMG_5338
¿Está dentro de los planes volver?
Totalmente. Nos regresamos porque nos fuimos con los ahorros y no logramos trabajar allá. Además, la idea era tener otro hijo para que no tuviera tanta diferencia con Lucas y cuando el segundo hijo tuviera 1 o 1 año y medio, volveríamos. Y en esa etapa estamos.
El último destino
Hace pocos meses Teresa y Francisco, junto a sus dos hijos, se fueron de vacaciones a Madrid, ciudad que es parte de su historia y dónde tiene familia y amigos de la vida. Para ella ir a este lugar es como irse a su casa pero, como nos cuenta, esta vez fue más intenso y agotador. “Madrid en julio es súper duro; me tocó una ola de calor y estaba todo lleno. También la diferencia de edad entre Lucas y Amalia sí se notó. Por un lado, él lo único que quería era salir de la casa y ella no podía salir a ningún lado. Además, las últimas 3 semanas me quedé sola y se me hizo muy pesado. Al final tenía ganas de volver a Chile para retomar la rutina”, explica.
IMG_1382
Elementos indispensables para viajar:
– Coche o mochila portadora dependiendo el destino (ideal para trekking y paseos).
– Botiquín con lo justo y necesario de acuerdo a las necesidades de cada niño. Lo demás se compra sobre la marcha.
– Ver seguro de viaje o plan de salud para el extranjero.
Tips
– Evitaría ir a ciudades grandes como Madrid, París o Nueva York, puesto que no alcanzas a ver todo y es muy agotador.
– Llevar entretención para el avión como libros para pintar, juegos y stickers.
– Tomar vuelos nocturnos para que idealmente se vayan durmiendo.
– Para la etapa de 0 a 12 meses, es clave pedir la cuna del avión para poder ir al baño o descansar.
– En los destinos, evitar trayectos largos en auto para que lo más pequeños no se aburran o mareen.
– Hay que ver el clima del lugar elegido, ya que con lluvias o monzones es más complicado.
– El coche es lo más útil. Se puede subir hasta la puerta del avión, no hay que pagar para facturarlo y es ideal para que los niños duerman si están cansados mientras recorres los lugares.
– Si la guagua está en etapa de lactancia, durante el despegue y el aterrizaje del avión hay que darle leche para que no le duelan los oídos.
– En caso de parar a comer en un lugar de comida no tradicional, siempre se puede pedir un huevo para solucionar el problema.
– En el destino no hacemos la ruta basada en los niños, pero siempre dejamos un espacio pensado en ellos.

 

 

calo2020

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé