Dejar que coman solos o «baby-led weaning»
Dejar que coman solos o "baby-led weaning"

Permitir que tu hijo, desde que puede alimentarse con productos que no sean la leche materna, lo haga de manera autónoma, puede sonar algo extremo. Sin embargo, es una tendencia que tiene cada vez más seguidores, pues reporta múltiples beneficios, especialmente si ya comenzaste esta carrera y se te está haciendo difícil lograr que se alimente.

Pero, ¿en qué consiste? Es un método también conocido como autoalimentación, que promete derribar el mito de la necesidad de molerle todo a los niños. Se basa en dejar que sea tu hijo quien lleve el control de cuánto y qué productos come, relegando a los padres a un rol de observadores, en el que se supervisa sin necesariamente tener que intervenir.

El baby-led weaning puede comenzar a aplicarse desde los 6 meses de edad a través de alimentos trozados. Así el bebé podrá sentir en cada bocado el gusto real y no una mezcla de sabores imprecisos. Con esto se le permite dominar su alimentación y comer la cantidad exacta de lo que requiere. Una vez que inicias este sistema no hay vuelta atrás, ya que te das cuenta que perdiste mucho tiempo intentando cocinarle la ‘papilla perfecta’ a tu hijo cuando en tus manos estaba facilitarte la vida, preparando lo mismo para toda la familia, solo que sin sal.

El resultado suele ser que los menores se reencanten con los alimentos que tú pensabas que odiaban. Y esto ocurre porque lo que detestan simplemente es la textura o la unión de sabores. El hecho de presentarlos en su versión original y permitirle utilizar sus manos en esta exploración, transforma la experiencia completamente para ellos. Pero claro, para asegurar el éxito, es necesario que te liberes de ciertos temores como -por ejemplo- el de la cantidad ingerida. Más allá de fijar el foco en este factor, debes procurar que lo que le ofrezcas sea de calidad, ya que la percepción de lo que necesita tu hijo puede estar aumentada y que tan solo unos pocos bocados sean suficientes para él.

Otro miedo muy recurrente que puede convertirse en una barrera al momento de implementar el método, es el del ahogamiento. Sin embargo, los especialistas coinciden en que es un hecho muy poco probable, pues quien más que uno mismo sabe cuánto alimento poner en su boca. Además, siempre debe estar presente un adulto al momento de la comida. Asimismo, puedes tener otras precauciones como si vas a darle verduras, procura presentarlas en cortes largos tipo bastón para que las pueda tomar y morder, mejorando su control sobre estas. Por otra parte, los cortes redondos, como monedas, están prohibidos, así también los cubos muy grandes. Si el menú considera carne, debes ofrecérsela picada pequeña y cocinada para que esté muy blanda. Se sugiere optar por molida.

Otras sugerencias son evitar los frutos secos y todo alimento redondo hasta los 3 años; cuando coma legumbres, que tienden a ser preparaciones más parecidas a las papillas, ‘cargar’ la cuchara con una porción y dejarla sobre la mesa para que sea tu hijo quien la tome y se la coma.

Por último, siempre es importante y útil tener conocimiento de alguna técnica para tratar una asfixia, como lo es la maniobra de Heimlich, no solamente si eliges este tipo de alimentación, sino que por precaución ante cualquier objeto que nuestros niños puedan llevarse a la boca.

 

Por Varinia Signorelli, Psicóloga, www.supermadre.net

 

Te gustará leer:

Conoce los alimentos que puede comer mes a mes. 

¿Qué hacer cuando no quiere comer? 

Banner lateral Feria MyB 2019
Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner latera Feria PyC oct. 2019

te podría interesar