Derribando mitos
Derribando mitos
Columna seguridad

El uso de los Sistemas de Retención Infantil está lleno de mitos e información confusa que puede llegar a provocar el uso incorrecto de estos, exponiendo a los pequeños a sufrir lesiones ¡que son absolutamente evitables! Aquí, te contaré los 5 más grandes que rodean al tema y te ayudaré a evitar errores que ¡pueden poner en riesgo la salud de tus hijos!

Mito #1
El sistema Latch o Isofix es más seguro que el cinturón de seguridad.
Cerca del 94% de las personas instala de manera incorrecta su Sistema de Retención infantil, por lo que los expertos crearon los anclajes isofix/latch del auto, para disminuir la posibilidad del error. ¿Esto quiere decir que es más seguro ajustar mi SRI con estos anclajes? ¡No! Ambas formas de instalación son igual de seguras. Lo único que hay que considerar es que la con cinturón de seguridad implica bloquearlo para que el SRI no se mueva más de 2,5 cm. hacia los lados, ni de adelante hacia atrás y, por lo tanto, hay que ser capaz de reconocer qué tipo de retractor tiene el cinturón de nuestro auto, para saber si es necesario utilizar un clip de bloqueo externo.

Mito #2
Es correcto correr el asiento del piloto o copiloto hacia atrás para afirmar el Sistema de Retención Infantil y que no se mueva.
Muchos padres, en la inseguridad de sentir que su Sistema de Retención Infantil se mueve, deslizan los asientos del piloto o copiloto hacia atrás, apretando la silla y evitando que se mueva. ¡Pues esto es un gran error! En primer lugar, el SRI debe quedar fijo sin la necesidad de apretarlo con el respaldo de adelante y hacerlo pone en riesgo severo la seguridad del menor. Por leyes de la física, en un accidente, quien va sentado en el asiento de adelante será desplazado hacia adelante y luego de vuelta hacia atrás, empujando el respaldo de su asiento contra el Sistema de Retención Infantil. Esto puede provocar que el respaldo del SRI se rompa, lesionando gravemente al niño que va sentado en él. Muchos fabricantes establecen claramente en los manuales de sus sillas la prohibición de que los respaldos se toquen y algunos, incluso, exigen 2,5 cm. de separación, mientras que también los fabricantes de los autos lo indican en su instructivo.

Mito #3
La contramarcha es incómoda y peligrosa para las piernas y caderas del niño.
A pesar de que visualmente para nosotros, los adultos, la contramarcha puede parecer incómoda, para los niños no lo es. Por el contrario, para ellos es mejor viajar sentados como indio o con las piernas flexionadas, que con ellas colgando hacia adelante. Los pequeños pueden pasar horas jugando en el piso, ¡adoptando las posiciones más extrañas!, ¿por qué habría de molestarles la contramarcha? Investigaciones demuestran que tienen más opciones de posiciones cuando van a contramarcha, que cuando lo hacen a favor. Por otro lado, con respecto al riesgo de lesión de las extremidades inferiores en un viaje a contramarcha, los estudios muestran que el desarrollo físico de los niños y su flexibilidad muscular no expone ni a sus caderas ni a piernas en caso de accidente.

Mito #4
Los niños deben ir en una silla orientada en el sentido contrario a la marcha, solo hasta el año de vida.
¡Podemos decir que este es el más grande y peligroso de todos! Contrario a lo que piensa mucha gente y lo que transmiten erróneamente pediatras y vendedores de Sistemas de Retención Infantil, los niños deben viajar en sillas instaladas a contramarcha al menos hasta los 2 años e, idealmente, hasta los 4. La cabeza de los pequeños puede llegar a representar el 25% de su peso corporal, por lo que en caso de un siniestro, de ir sentado a favor de la marcha, esta será lanzada con una fuerza tremenda hacia adelante, mientras que el cuerpo será retenido en su lugar por el arnés o el cinturón de seguridad. En este caso, el cuello puede llegar a recibir una fuerza de entre 180 y 220 kg., lo que puede dañarlo irreparablemente, o peor aún, producir su muerte. Mientras más tiempo viajen a contramarcha, más tiempo tendrá el cuerpo para completar la osificación y fortalecerse antes de ser expuesto a estas fuerzas.

Mito #5
“En mi época no se usaban Sistemas de Retención Infantil y sobrevivimos”.
Actualmente, los siniestros viales son la causa número 1 de muertes externas en niños entre los 0 y los 14 años. Si crees que eso es terrible, es esencial que sepas que hace 50 años las cifras eran muchísimo más aterradoras, incrementando en más de un 50% la fatalidad de menores, por la no utilización de Sistemas de Retención Infantil. Por lo que no, no todos sobrevivieron. Podemos estar agradecidos que no nos pasó nada a nosotros, pero tenemos que tomar conciencia, que muchos no tuvieron esa suerte y que la mayoría de esas muertes, podrían haber sido evitadas con algo tan simple como el uso de un Sistema de Retención Infantil.

Andrea Malchuk
Formadora en Seguridad del Niño Pasajero
@ensusilla

Banner lateral ExpoNovios abril 2020

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé