Desayuno: la comida más importante
Desayuno: la comida más importante
Aprovechen esta instancia para compartir en familia

Una alimentación equilibrada y saludable en los niños, sobre todo la primera del día, es fundamental para que su desarrollo sea acorde a lo que corresponde.

La alimentación es la base necesaria para el buen desarrollo físico, síquico y social de los niños. Por ello, una dieta balanceada es vital para que su crecimiento sea óptimo. Frente a esto, un niño debe tomar desayuno, tener 2 colaciones, almorzar y comer, combinando todos los grupos de alimentos en cantidades balanceadas.

De estas, una de las más importantes es el desayuno, puesto que es la primera comida y sirve como combustible para empezar el día y tener un buen desempeño, por lo que debe cubrir al menos entre el 20 a 25% de las necesidades nutritivas y calórica de los menores. Este es tan importante que incluso influye en el aprendizaje, llevando a un menor rendimiento escolar debido a la falta de energía.

En estos días en que, quizás, estás más en casa, aprovecha de desayunar con tus hijos. Más adelante valorarás esos momentos que no siempre tienen la oportunidad de tener.
– Siéntense todos a la mesa y conversen de lo que está pasando en el mundo.
– Preparen cosas ricas en conjunto.
– Cuéntale porqué es tan importante que desayunen.
– Planifiquen su día, dándole tiempo a las tareas, a los quehaceres de la casa y al juego.

Un desayuno saludable debe incluir:
· Lácteos: leche, yoghurt y/o queso.
· Hidratos de carbono: cereal, pan o galletas.
· Grasas: aceite de oliva o margarina.
· Vegetales: frutas o jugos.
· Otros: mermelada, jamón de pavo, miel, etc.

Consejos para la alimentación
Lucía Bultó, nutricionista y autora del libro “Los consejos de Nutrinanny” recoge algunos principios básicos de una alimentación adecuada para la salud de los niños. Aquí les dejamos algunos:

1. Frutas y verduras a diario. Que sean de temporada y que aporten vitaminas, minerales y fibra.
2. 3 o 4 porciones de productos lácteos al día. Sirven para asegurar el calcio que los huesos, en pleno desarrollo, necesitan. Las opciones descremadas aportan la misma cantidad de calcio que las enteras.
3. Utiliza aceite de oliva. Es el más recomendable tanto para cocinar y como en crudo.
4. 2 raciones de proteínas al día. Ya sea de pescado, carne o huevos.
5. Hidratos de carbono integrales. El pan, el arroz, la pasta, las papas, las legumbres y los cereales aportan los hidratos de carbono complejos que el niño necesita. Si compras productos integrales, además le aportarás fibras y aumentará su ingesta de vitaminas y minerales.
6. Una buena hidratación es importante. Que sea solo agua. Las bebidas solo en momentos puntuales y sin cafeína.
7. Alimentación variada. Esta debe incluir alimentos de todos los grupos, sin abusar de ninguno de ellos.
8. Predica con el ejemplo. Cuida tu alimentación y tu hijo te imitará.

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé