El baño, un espacio para la estimulación
El baño, un espacio para la estimulación

La rutina del baño no solo cumple un rol esencial en la higiene, sino que también es un espacio único para la estimulación multisensorial de tu hijo. ¡Ayúdalo a descubrir el mundo a través del chapoteo! 

Diversos estudios revelan que el momento del baño es fundamental para reforzar el apego. Percibir el contacto piel con piel, las caricias, la conexión visual y oír la voz de los padres, permite al bebé fortalecer la confianza con el entorno más cercano. Lo anterior, sumado a la posibilidad de disfrutar del jabón y jugar con las texturas del agua, hacen del baño una oportunidad de enriquecimiento a través de estímulos multisensoriales.

Para brindarle a tu guagua un baño placentero, es esencial que la habitación tenga una temperatura ambiente de entre 22 y 25° C. Mientras que el agua debe estar templada (entre 35 y 37° C). Una vez que la tina esté lista, puedes comenzar con los juegos de estimulación.

Enséñale a reconocer el medio acuático. Es importante que poco a poco tu hijo reconozca que el baño es el minuto de relajación del día. Para ello, entrégale seguridad y empieza a sumergirlo cuidadosamente en el agua.

Masajéale todo su cuerpo, ya sea con las manos o con una esponja. De esa manera tu guagüita experimentará sensaciones que le harán relajarse y disfrutar del momento.

Refuerza los músculos de su espalda. Cuando el bebé esté tumbado mirando hacia arriba, muéstrale juguetes que llamen su atención, así, hará un esfuerzo por levantar su cabeza y, en consecuencia, potenciará la musculatura lumbar.

Enséñale a jugar con las burbujas. Las burbujas que se forman con el jabón contribuyen al buen desarrollo de la coordinación entre ojos y manos. Además, permiten que tu hijo descubra que los objetos existen aun cuando no pueden verse.

Para acompañar la rutina del baño, pon música suave, de esa forma estarás estimulando las áreas del cerebro responsables de la memoria.

¡Haz de la rutina del baño un instante especial cada día! Los expertos indican que es un ritual que reduce el estrés de los padres y mejora la calidad y cantidad de sueño de las guaguas. Además, los aromas, sonidos agradables y las interacciones amorosas crean recuerdos que el niño llevará consigo toda la vida.

Banner lateral Feria MyB 2019
Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner latera Feria PyC oct. 2019

te podría interesar