El valor de jugar en familia
El valor de jugar en familia

Seguro no hay algo más divertido para ellos. Es, sin duda, su actividad principal y gran parte de su primera etapa de crecimiento. Si no estás presente ahí, entonces te perderás descubrir sus ilusiones, expectativas, habilidades y capacidades. Lo que viene a continuación es un llamado a recordar que ser padres supone retroceder en el tiempo, tomar los juguetes y volver a jugar.  

Por Natalia Vidal Toutin

A partir de la lectura de un artículo del Hospital San Joan de Barcelona, surge una inquietud de mente adulta y preconcebida: jugar es para niños, ¿o no? Al ampliar la interrogante, se cruza en el camino “Jugar en Familia” de Olatz Aldabaldetreku, quien plantea un pensamiento gregario e inclusivo. Jugar es una actividad familiar, no excluyente, que actúa positivamente tanto el crecimiento de un menor de edad, como en la inteligencia emocional de un adulto. Ahí comienza este camino, uno que ha construido este manual en el que se explica por qué es tan importante que vuelvas a tomar los juguetes de tu infancia.

Acompaña y guía al niño en su proceso creativo y formativo

La capacidad para jugar estimula la imaginación, creatividad y desarrollo cognitivo de los menores de edad. Cuando el niño lo hace acompañado de un adulto, éste tiene la oportunidad de dirigir y guiar estas actividades fomentando los valores formativos e ideales que quieren que sus hijos persigan.

Sociabilidad

Cuando el niño aprende a jugar acompañado, se acostumbra también a compartir, socializar e interactuar espontánea y naturalmente con su entorno. Esto contribuirá con el desarrollo de sus relaciones interpersonales cuando crezca, evitando que surjan características de egoísmo, aislamiento y conductas retraídas en ambientes colectivos.

Estrechar Lazos

Cuando formas parte de sus juegos, formas parte de sus sueños e ilusiones también. Al estar presente dentro de sus actividades favoritas, estás en condiciones de acceder a la versión más receptiva de tu hijo, lo que te sitúa en un espacio de total confianza para inculcar valores positivos y a entrar por la puerta ancha para educarlo de la mejor forma.

Disfrutar de la infancia

Acompañarlos no es una tarea, es una instancia de esparcimiento y distensión. Cuando te involucras activa y afectivamente en los juegos de los niños, verás aparecer también la mejor parte de ellos, podrás conocerlos en profundidad, ver cómo crecen y se desenvuelven y, sobre todo, cómo van aflorando sus capacidades y habilidades diferenciales.

Además, jugar con ellos es una instancia para disfrutar en el sentido más literal de la palabra. Compartir emociones, entusiasmo y alegrías ayudará a que tu hijo y tú, se vuelvan cómplices y se contagien mutuamente de un espíritu familiar.

Cooperación de habilidades motoras, cognitivas y motrices

Arma con criterio su arsenal de juguetes y verás cómo, sin necesidad de hacerlo forzosamente, vas viendo que tu hijo aprende a desenvolverse y cubrir las necesidades que le van surgiendo. Es recomendable que evalúes sus avances y vayas incorporando aspectos como manipulación, construcción, conocimientos, juegos de rol, género y más. Existen muchas alternativas en el mercado, sin embargo, algunas de ellas colaboran, en estricto rigor, con la facilitación de lo que quieren los niños y además, ayudan a los padres a enseñar y entretenerse junto a ellos.

Buena comunicación, complicidad y confianza

En toda relación, no solo aquella que se forja entre padres e hijos, es completamente necesario que exista diálogo y comunicación. La forma de ir fomentando que ella se realice en los mejores términos, es precisamente ir aprendiendo juntos una parte de la otra. Esta es una buena instancia para instruir al niño respecto de las decisiones que puede y no tomar, de que vea que existen cosas que puede hacer, otras con las que cuenta con apoyo y algunas, que definitivamente van por mal rumbo. Jugar en familia es la mejor forma de reforzar las relaciones entre los miembros que la componen y los roles que cada uno juega en ella.

DeJuguete es una distribuidora nacional de juguetería internacional, principalmente, francesa y alemana. Con el ánimo de fomentar esta actividad conjunta, entre padres e hijos, ha traído a Chile juguetes de alta calidad, duraderos y, sobre todo, inclusivos. ¿Qué quiere decir esto? que se prestan para ser diversión de grandes y pequeños. En diversos materiales, todos duraderos como la madera, tiene un amplio espectro alternativo donde los padres pueden seleccionar el tipo de juguete que quieren para su hijo, según su edad. Entre ellas encontrarás, juegos de guagua, ingenio, rol, jardín y más.

Prueba entretenerte con tu hijo haciendo uso de juguetes que hagan sentido, dialoguen con los procesos que está viviendo y contribuyan con su crecimiento. Un buen ejemplo, es la que tiene DeJuguete. Puedes conocer sus juguetes ingresando a www.dejuguete.cl.

Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner lateral La Buena Ola

te podría interesar