Estimulando a tu recién nacido
Estimulando a tu recién nacido

Jugar con él, leerle cuentos y darle a probar distintos sabores son algunas de las formas de fomentar el desarrollo en tu hijo. Súmale el amor que sientes por él y te será muy fácil. Aquí te damos algunas ideas para que lo estimules desde pequeño.

A partir de los últimos tres meses de embarazo, tu hijo empieza a percibir el mundo exterior a través de tu voz, de la del padre, de la música, las conversaciones, las risas y cualquier experiencia que la madre tenga. Al reconocer los sonidos, aumenta su ritmo cardíaco, patea más fuerte y se mueve vigorosamente. Eso quiere decir que está aprendiendo.

Una vez que nace, es necesario continuar esta estimulación por medio de actividades físicas, visuales, auditivas y de lenguaje, de manera divertida y natural. No tienes que ser especialista para hacer esto con tu hijo, solo basta el amor incondicional que sientes por este nuevo integrante. Aprovecha cada oportunidad para hablar, cantar o mimar a tu guagua, ya sea mientras le cambias un pañal, lo bañas o salen a pasear. Esta interacción informal, pero estimulante, será la base de lo que será tu hijo en el futuro.

Aprende a conocer a tu pequeño y descubre qué lo hace feliz, qué lo entusiasma, aburre y tranquiliza y sigue tus instintos para estimularlo. De esta forma, las áreas para alentar son las siguientes:

Sentido del gusto. En los primeros meses no tienes que esforzarte por este sentido, puesto que las papilas gustativas de tu guagua son estimuladas cada vez que tu hijo toma pecho o mamadera. A medida que va creciendo, la ‘degustación’ será una vía para explorar y se llevará a la boca todo lo que tenga a su alcance.

Sentido del olfato. Por lo general, el aparato olfativo de las guaguas se ejercita bastante. Pueden oler la leche materna, el perfume del papá, el perro cerca, las flores mientras pasean, lo que cocinan…

Sentido de la audición. Es a través de este que las guaguas aprenden sobre lo que ocurre a su alrededor. La estimulación auditiva puede provenir de un sinfín de fuentes como la voz humana, los sonidos de la casa, música y juguetes que suenan, entre otros.

Sentido de la vista. Los recién nacidos aprenden con mucha rapidez a diferenciar entre objetos y seres humanos, a interpretar el lenguaje corporal y otros indicios no verbales. Decora su pieza de tal manera que posea un entorno estimulante, para eso utiliza los móviles, cuadros de diversos colores, peluches, espejos, libros, etc.

Sentido del tacto. Esta es una de las herramientas que más usarán los pequeños para aprender sobre el mundo.

Ideas para estimular a tu guagua

El cerebro de tu hijo es una esponja, por ende, para aprender solo necesita que le ofrezcas la posibilidad de experimentar y que lo animes a descubrir el mundo. Estas son algunas de las cosas que puedes hacer.

1. Amamantarlo

De más está decir que la leche materna es lo mejor para tu hijo, pero también es perfecta para alimentar su cerebro. Las guaguas nacen con un número determinado de neuronas que tienen que conectarse entre sí, y los ácidos grasos que están presentes en la leche ayudan a este proceso.

2. Tocarlo mucho

Los infantes vienen de un medio acuoso y cerrado y tienen que aprender a conocer cuáles son los límites de su cuerpo. Al masajearlos se despiertan los receptores externos que los hacen darse cuenta dónde están.

3. ¡Al suelo!

Alrededor de los 9 meses empezarán a gatear (aunque cada niño tiene su propio ritmo), pero a partir de los 6 ya pueden pasar ratitos en el suelo (pueden estar boca abajo desde el momento en que sostienen la cabeza), y se les puede animar a que agarren sus juguetes para que desarrollen la musculatura.

4. Cerca del corazón

Si tu hijo es de aquellos que se deja envolver, es bueno alternar periodos de libertad con otros en los que, ya sea envuelto en una manta o en un fular, vuelva a la seguridad del útero materno. Esto también sirve para desarrollar el tono muscular, porque al intentar moverse hacen pequeñas presiones.

5. Déjalo investigar

Pásale telas de distintas texturas y objetos de diversos materiales y tamaños para que los toque y sienta sus diferencias.

6. Pista de obstáculos

Antes que empiece a caminar, es bueno que domine todos los movimientos. Para ayudar a tu hijo sería óptimo que contara con un lugar con algunos obstáculos para que practique los giros, se ponga de rodillas y realice movimientos laterales.

7. Otro idioma

Para ayudar a tu hijo a desarrollar la agudeza auditiva, puedes ponerle canciones en diferentes idiomas. Esto no quiere decir que será multilingüe, pero sí le resultará más fácil.

8. Juega con tu hijo

Cuando realizas juegos de movimiento con tu pequeño, este desarrolla su musculatura, el equilibrio, disfruta con cierto nivel de peligro controlado y se ríen juntos y estrechan lazos.

9. Que experimente con la comida

En cuanto comienzan a probar distintos tipos de comida, es bueno dejarlos que experimenten con ella. Se sorprenderá con todos esos nuevos sabores, olores y texturas y mejorará la motricidad fina al intentar agarrar la comida con sus deditos.

10. Relátale lo que va pasando

Si van por la calle dile: “¡mira, un camión!”, en el baño: “ahora te voy a lavar el pie, ahora las manos…”. Explicándole las cosas, le ayudamos a descubrir el mundo, a que le vayan sonando las palabras cotidianas y, además, al contarle lo que vamos a hacer en cada instante, él anticipa lo que va a pasar, lo que le otorga seguridad.

Estimulación prenatal

Una guagua es capaz de reaccionar ante estímulos externos desde el vientre materno, ya sea un ruido fuerte, una música suave o una luz intensa. Alrededor de la semana 22 de gestación, los órganos de los sentidos ya están desarrollados y funcionando, por ello se puede comenzar con la estimulación intrauterina a partir de ese momento. ¿Cómo?

1. El pequeño es capaz de reconocer la voz de la madre, por lo que se aconseja que le hables de forma tranquila, clara y pausada. Esto puede transmitirle calma a tu hijo y estimular el vínculo desde el útero materno.

2. Ponerle música a tu guata enriquece su desarrollo físico y emocional, y es que cuando escucha clásicos como Mozart o Bach, el ritmo cardíaco se relaja e induce al bebé a un estado de serenidad.

3. Leerle también facilita su aprendizaje futuro y podrá reconocer más fácilmente las voces de quienes le lean.

4. Los bebés desarrollan el sentido del tacto durante el embarazo, por lo que las caricias en la guata generarán una sensación de bienestar y paz en ti, que al mismo tiempo beneficiará y estimulará a tu hijo.

5. A partir del sexto mes de embarazo tu guagua abrirá sus párpados y reaccionará si hay una fuente de luz fuerte que viene de fuera e intentará seguirla. Esto estimulará su musculatura ocular.

Banner lateral Feria MyB 2019
Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner latera Feria PyC oct. 2019

te podría interesar