Estimulando el ahorro y la caridad
Estimulando el ahorro y la caridad
¡Enséñales desde chicos!

En el mundo actual, es muy importante inculcarles a los niños estos conceptos desde muy pequeños. Hay que enseñarles que todo tiene un valor, que nada se consigue gratis y que es bueno ahorrar para el futuro. Asimismo, si queremos que sean amables y generosos también es fundamental explicarles la importancia de compartir y de ser solidarios con los demás, sobre todo con aquellos que, por la razón que sea, tienen menos.

Una de las formas más sencillas de enseñarles a los más chicos lo que significa la caridad, es conversar con ellos sobre los niños que no tienen con qué jugar e invitarlos a que ellos mismos separen esos juguetes que ya no usan. Explícales que hay menores que no tienen ni mamá ni papá, por lo que nadie les regala esas cosas. Junten varios objetos y pídeles que te acompañen a dejarlos. De esta manera, los infantes aprenderán a ser menos egoístas y más generosos con quienes los rodean.

También es importante motivarlos a compartir sus cosas con los demás, lo cual debe empezar en la familia y con los más cercanos. Eso sí, ten en cuenta que recién a los 4 o 5 años entenderán qué representa esto. Poco a poco serán capaces de prestar sus juguetes sin enojarse ni pelear con el resto. No los obligues ni tampoco los castigues si no lo hacen, y cuando dejen que otro niño toque o use sus objetos, felicítalos diciéndoles que eso está muy bien.

Otro concepto que es necesario inculcarles a los menores a una temprana edad es el ahorro. Enséñales que todo se consigue con esfuerzo y que si ellos ayudan serán recompensados. Por ejemplo, diles que si hacen su cama, mantienen sus piezas ordenadas, colaboran con poner la mesa o sacan la basura, tú les darás cierta cantidad de dinero para que guarden en sus alcancías, y cada cierto tiempo ellos podrán sacar toda la plata que tengan en ellas y comprarse lo que quieran.

El ahorrar les ayuda a los pequeños a establecer metas y los motiva a trabajar hacia un objetivo determinado, lo que además los motivará a no gastar su dinero antes de conseguir lo que quieren. Esto debe empezar a trabajarse desde la infancia, a partir de los 3 años, para que cuando sean mayores sean responsables económicamente. Eso sí, recuerda que ellos no tienen la noción del tiempo muy clara, por lo que las metas de ahorro deben ser relativamente cercanas, de esa manera no perderán el interés en lograrla.

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé