La fecundación
La fecundación
El recorrido paso a paso

Para que se forme la vida es necesario que una célula femenina y otra masculina se fusionen. De primera, este proceso parece algo sencillo, pero en realidad no lo es. Conoce aquí cómo se desarrolla.

El embrión -nombre que recibe tu futura guagua durante los 3 primeros meses de embarazo- es fruto de la unión de dos gametos (células sexuales), uno que procede de la mujer (el óvulo) y otro del hombre (el espermatozoide). La gestación es fruto de la fecundación.

¿Cómo sucede?

1. Ovulación
Esta permite que un folículo, que ya se ha desarrollado, se reviente para que el óvulo, que está en su interior, sea recibido por la trompa de Falopio.

Después de la ovulación, el cuerpo comienza a producir una hormona que se llama progesterona, la cual nutre el endometrio para que sea capaz de recibir y conservar al embrión.

2. Relación sexual
Durante esta, los espermatozoides penetran en la vagina en busca de un óvulo. Al no convenirles su medio ácido, emigran hacia el cuello -un lugar mucho más favorable-, atraviesan el útero y llegan a las trompas de Falopio en un par de horas. Ahí pueden sobrevivir de 48 a 72 horas (fuera de la mujer viven menos de 24). Es decir, la fecundación puede producirse 2 o 3 días después del encuentro sexual.

De los millones de espermatozoides que contiene el semen, apenas un centenar consigue llegar hasta el óvulo (el resto se agota y muere) y solo uno de ellos logrará entrar en su interior y fecundarlo. Cuando esto ocurre, la membrana del óvulo, hasta entonces permeable, altera su estructura química y cierra el paso al resto de espermatozoides.

3. Unión de ambos
Al unirse con el óvulo, el espermatozoide pierde la cola y fusiona su núcleo con el del gameto femenino. De esta simbiosis nace la primera célula de tu futuro hijo: el huevo fecundado o cigoto, que contiene una información genética única, desde el color de ojos hasta la estatura aproximada que tendrá el nuevo ser humano.

4. Viaje del huevo al útero
Ayudado por los impulsos musculares de la trompa y por una especie de pelillos que hay en ella, el huevo fecundado inicia un viaje de 3 a 4 días hacia el útero. A las pocas horas de la fecundación se divide en 2 células y en el camino continúa desdoblándose en partes iguales.

Cuando llega a la cavidad uterina tiene 16 células y se parece a una mora. Sin embargo, no se anida de inmediato, porque aún no ha alcanzado el desarrollo necesario, sino que permanece libre 2 o 3 días más antes de implantarse en la mucosa uterina.

5. Implantación
Esta tiene lugar 7 días después de la fecundación, es decir, 21 o 22 días después del inicio de tu última regla. Aquí el huevo se sitúa sobre el endometrio y se adhiere fuertemente a él. Esta es la fase más delicada de esta etapa, puesto que si no se realiza correctamente no habrá embarazo.

La capa exterior crea una especie de nido y forma el trofoblasto, una membrana que luego originará a la placenta, que nutrirá a la guagua durante su estancia en el útero. A partir de este momento, el desarrollo del embrión es constante y los cambios se suceden hasta el día del parto.

6. Las hormonas indican que algo pasa
Un par de semanas después de la anidación, las hormonas empiezan a mandar señales que le sugieren a la mujer que algo se ha modificado en ella. Esos primeros síntomas de embarazo son solo un pequeño reflejo de la inmensa transformación que se ha iniciado en el cuerpo femenino.

Datos de interés
– El óvulo es la célula más grande del cuerpo humano, midiendo 0,14 milímetros.
– Una mujer tiene entre 400 a 450 menstruaciones a lo largo de su vida.
– A partir de los 35 años aumentan las posibilidades de que una mujer presente una gestación múltiple.
– Puede producirse infertilidad, aunque haya habido un primer embarazo.

Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner lateral Feria Pro Pyme 2019

te podría interesar

Feria Pro Pyme 2019