LA MAMÁ DE...

Muchas veces las madres perdemos «cierta» identidad y pasamos a ser la mamá de…, Y saben que? Está bien!

Se han puesto a pensar en la importancia de una mamá en las vidas de sus hijos? El vínculo materno es esencial en el desarrollo de nuestros peques,  es el vínculo que define la autoestima, la seguridad, la confianza, es aquello que hace que un niño aprenda a amar, aquello que marcará su presente y su futuro.

Ser la mamá de…, es lo mejor que a una mujer le puede pasar, porque a pesar de ser una palabra con tan solo cuatro letras, encierra la definición del mejor trabajo del mundo, porque sí, es un trabajo y uno agotador, y en la misma medida gratificante.

Una mamá a simple vista es la que da a luz, la que se desvela, la que da de lactar y la que cambia pañales. Sí, una mamá hace todo eso, pero en el silencio de nuestros hogares, una mamá es la que llora de felicidad, la que ríe de los nervios, la que quiere salir corriendo a veces porque el cansancio nos puede, pero también es la que tiene en sus manos a un futuro abogado, médico o cantante, a una futura periodista, ingeniera o bailarina…

Tenemos en nuestras manos la responsabilidad de criar seres de bien, seres sensibles, que lloren sin miedo a ser juzgados, que rían hasta que les duela la panza, que ayuden a cruzar la calle a un anciano, que traigan a casa un perrito abandonado, seres que bailen bajo la lluvia, que no tengan miedo a decir me equivoqué, que se levanten si se caen y se levanten más fuertes.

Tenemos la responsabilidad de enseñarles que un corazón roto puede seguir amando con la misma intensidad, que las mentiras no le hacen bien a nadie, que sean auténticos, que sean libres. La responsabilidad de dejar que se vayan y la de enseñarles a donde pertenecen para que siempre puedan volver…

Por: Carolina, mamá de Lulú
Contacto: [email protected]

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé