Las pestes más comunes en los niños
Las pestes más comunes en los niños
Conoce sus síntomas y tratamientos

Se les llama así por tratarse de la presencia de pintas en la piel. Causadas en su mayoría por virus, son casi exclusivas de la infancia. Las más comunes son la varicela, el sarampión, la rubéola y la escarlatina. Conoce sus síntomas y tratamientos.

Si bien es cierto que gracias al programa nacional de inmunizaciones promovido por el Ministerio de Salud las patologías como el sarampión han quedado prácticamente erradicadas de nuestro país, subsiste el riesgo de padecer otras afecciones más habituales como la varicela o peste cristal. Es por eso que existe la necesidad de prestar atención a las señales de alerta que evidencian nuestros hijos. Los síntomas comunes a todas las pestes son: decaimiento general, fiebre, secreción excesiva de la mucosa nasal y erupciones cutáneas. A continuación, te contamos cuál es la diferencia entre ellas.

Varicela
Conocida como peste cristal en Chile, es una de las más famosas entre los menores. La varicela es altamente contagiosa y es causada por el virus varicela-zóster. Suele ser leve en niños pequeños, pero en adolescentes y adultos se tiende a complicar el cuadro de fiebre y erupciones.

Se propaga principalmente al tocar o inhalar las partículas provenientes de las ampollas de la varicela; esta capacidad de contagio se produce a consecuencia del líquido contenido en esas heridas.

Esta patología tiene un periodo de incubación de 14 a 21 días y se caracteriza por provocar erupciones cutáneas similares a las ampollas, que empiezan como un punto rojo pero que evolucionan rápidamente llenándose de líquido. Luego de 2 o 3 días se rompen, secan y forman costras que pican mucho, por lo que se debe tener especial cuidado y evitar que el menor se rasque, debido a que podría quedar una cicatriz.

Rubéola
Es una patología causada por un virus y se transmite vía respiratoria, al estar expuesto a la tos o estornudos de alguna persona enferma. Por esto es tan contagiosa entre los niños pequeños, sobre todo si asisten a jardines infantiles o colegios.

Su periodo de incubación es de 14 a 21 días. Su sintomatología incluye fiebre y pequeñas erupciones rosáceas en la cabeza, pies y tronco. También se pueden inflamar los ganglios que están detrás del cuello.

Es necesario tener presente que esta infección es de riesgo para las mujeres embarazadas, puesto que puede producir daños en el feto menor de 16 semanas.

Sarampión
A pesar de haberse erradicado de nuestro país, en el último tiempo han aparecido algunos casos aislados de esta enfermedad. Es causada por un virus que se propaga por el contacto con secreciones o gotas provenientes de la nariz, boca o garganta de la persona infectada.

Esta afección tiene un periodo de incubación de entre 8 a 15 días, se manifiesta usualmente con fiebre alta, congestión nasal, tos, intolerancia a la luz (fotofobia), dolor de garganta y muscular. Después de la fiebre aparecen erupciones en la cara y el cuerpo, además de las manchas de Koplic, que son pequeñas marcas blancas ubicadas en las encías y parte interna de las mejillas.

Se trata de una enfermedad viral que ataca fuertemente al sistema inmunológico, facilitando la aparición de convulsiones, otitis y neumonía. Es necesario tener especial cuidado con los menores de 1 año, ya que en este rango etario la infección puede ser grave y complicarse con una bronconeumonía.

Escarlatina
A diferencia de las enfermedades descritas anteriormente, la escarlatina es causada por una bacteria llamada estreptococo betahemolítico grupo A. Al igual que las demás se contagia por vía respiratoria y produce una fuerte inflamación en la garganta.

El periodo de incubación es de 1 a 6 días y los primeros síntomas son dolor de cabeza, mareos, vómitos y dolor de garganta. Esta enfermedad además causa erupciones en la piel, enrojecimiento del paladar y la lengua pierde su color.

La escarlatina se trata con antibióticos, pero como es producida por una bacteria, no tiene vacuna que la prevenga, a diferencia de las pestes causadas por virus.

Roséola infantil o exantema súbito
Es una enfermedad eruptiva poco conocida, de la que se no se habla mucho. Sin embargo, algunos especialistas la catalogan como una de las pestes más frecuentes que pueden padecer los niños en los 3 primeros años de vida, específicamente, entre los 6 y los 24 meses. Muchas veces es confundida con patologías similares, de ahí su desconocimiento.

La roséola es causada por el virus herpes tipo 6 humano, y se transmite vía respiratoria. Se caracteriza por no presentar síntomas durante los 5 a 15 días después del contagio. Pasado este periodo comienzan las altas temperaturas, que pueden durar 3 o 4 días. Cuando la fiebre desaparece, surgen las pintas color rosa pálido, principalmente en el tronco, que solo duran un par de días.

Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner lateral Feria Pro Pyme 2019

te podría interesar

Feria Pro Pyme 2019