¡Llega un hermanito!
¡Llega un hermanito!

http://aquariofilia.org/peixes/crescimento-moderado/feed http://thebarnatupcote.co.uk/wp-cron.php?doing_wp_cron=1558605148.3804841041564941406250 ¿Estás esperando guagua y no sabes cómo reaccionará tu hijo mayor? Más vale estar alerta e ir preparando el camino para una relación de amor, compañerismo y fraternidad.

Valium Sales Online Uk

Us Valium Online La llegada de un segundo hijo se toma con la misma felicidad, pero de una manera mucho más calmada que la primera vez, tratando de aprovechar los momentos y de hacer (o no) aquello que realizaste anteriormente. Pero existe una pregunta que todas las mamás se suelen formular: ¿podré querer a esta guagua tanto como quiero al mayor? Sin duda, la respuesta es ¡sí!

http://ateneocastellon.org/contacto/https:/twitter.com/aten3u

Sin embargo, la tarea de criar a un niño y preocuparse por los cuidados de un recién nacido no es fácil, por lo que es muy importante encontrar un equilibrio entre tus hijos y tú. Una estabilidad basada en amor, justicia y respeto.

Los celos se pueden considerar naturales y es una fase temporal, pues el niño se siente inseguro en su territorio. Pero con el tiempo el hijo mayor finalmente se sentirá feliz y orgulloso de su hermanito.

http://ruthernvalley.com/ruthern-valley-holidays-accommodation/glamping/ Antes de que esa etapa finalice se presentarán algunos comportamientos comunes:
– Querer ser el ‘más chico’.
– Pedir usar pañal y comer los mismos alimentos que su hermano menor.
– Hablar como guagua o solicitar ayuda para hacer cosas que antes realizaba solo.
– Es posible también que se queje, llore y enoje más fácilmente, además de estar regalón.

http://novotelbalibenoa.com//index.php?m=formguide Cheaper Valium ¿Qué hacer?
Ante esto, es vital conservar la calma y no alterarse, prestarle atención y explicarle que el recién nacido requiere más cuidados que él, pero eso no significa que se le haya dejado de querer.
1. Dependiendo de la edad de tu hijo, debes decidir cuándo contarle que estás embarazada. Los más pequeños (1 a 3 años) no entenderán mucho al principio. En la medida que tu cuerpo cambie será más fácil asociarlo, alrededor del quinto o sexto mes. Sin embargo, lo entenderá realmente, cuando la guagua llegue a casa contigo.
2. Antes que nazca, prepara a tu hijo dándole una muñeca para que la cuide. Usa tu imaginación y brindale la oportunidad de que juegue con ella, cambiándole el pañal, alimentándola, recostándola para que se duerma, vistiéndola y siendo muy suave.
3. Compra libros que hablen de hermanos.
4. Es esencial explicarle a tu hijo qué sucederá cuando llegue el momento del parto, por ejemplo, por qué la abuelita se quedará cuidándolo o señalarle que su papá o el abuelo lo pasarán a buscar al colegio. Los niños necesitan que les den seguridad y que les reafirmen que hay un plan. Asimismo, dile que te visitará en la clínica después que su hermanito nazca.
5. Si vas a tener a tu segundo hijo en el mismo momento en que estás tratando de enseñarle al mayor que deje de usar pañales, o que estás intentando pasarlo a una ‘cama de grandes’ o tratando de quitarle el chupete, ¡piénsalo dos veces antes de hacerlo! Es difícil esperar que un pequeño progrese al mismo tiempo que aparece un hermano en el panorama. Incluso, hay ciertos hitos, que pueden desaparecer momentáneamente. Trata de ser consistente con tus expectativas, ¡pero no seas muy estricta!
6. Procura de mantener sus rutinas a pesar de lo demandante que resulta tener una guagua en la casa. Los grupos de juego, clases, jardín o colegio, comidas, hora del baño y de ir a la cama, generalmente funcionan en un determinado horario. Esto le demuestra a tu hijo que a pesar de la disrupción (tanto positiva como negativa), valoras su vida y sus intereses, además de su lugar dentro de tu familia.

http://loringjewelers.com/wp-cron.php?doing_wp_cron=1558534885.5524659156799316406250 Otros consejos
Explicarle que viene un hermano y hacerlo participar de todo el proceso.
– Permitirle ayudar en el cuidado de la guagua.
– Asegurarse de que él también reciba un regalito cuando el segundo hijo nazca.
– Hablar con la familia y amigos cercanos para que se preocupen de ambos niños.
– Recordar que los celos son naturales y no alterarse ante ello.
– Darle atención al hijo mayor.

[pro_ad_display_adzone id="389"]

te podría interesar