Niños vegetarianos
Niños vegetarianos
¿Es saludable?

No comer carne es una opción atractiva para muchos padres que, por motivos nutricionales o emocionales, eligen dejarla fuera de su dieta diaria, pero ¿qué pasa cuando se trata de la alimentación de los más pequeños? Con la ayuda de Bárbara Castillo, nutricionista infantil de Clínica Universidad de los Andes, revisamos las ventajas y desventajas para ellos.

En el último tiempo, el número de personas que ha dejado de lado la carne y sus derivados ha aumentado considerablemente. Las razones son variadas, pero la mayoría lo hace porque es animalista y otro pequeño porcentaje por motivos de salud. Pero, ¿qué pasa cuando la mamá vegetariana quiere introducir a su hijo en esta práctica?

¿Pueden los niños ser vegetarianos?
Sí pueden, pero es muy importante tener una supervisión estricta por parte de profesionales de la salud, ya que los pequeños se encuentran en una etapa de crecimiento y un déficit de vitaminas o minerales puede afectar su desarrollo. De todas formas, ellos no pueden eliminar todos los alimentos de origen animal, deben mantener al menos la ingesta de huevos y leche, que son vitales para el desarrollo y el organismo.

¿Desde qué edad se recomienda?
No existe evidencia sobre la recomendación de la edad de inicio de una dieta vegetariana, pero es fundamental que no deje alimentos fuera, como las legumbres, el huevo y la leche. Además, es primordial que sea guiado por un especialista para que evalúe la calidad de la dieta del paciente y entregue las sugerencias para una alimentación balanceada. De lo contrario, puede presentar algunas deficiencias de nutrientes, como anemia por déficit de hierro u otras enfermedades asociadas a la falta de micronutrientes o proteínas.

¿Obtienen todos los nutrientes necesarios para su desarrollo?
Con un plan de alimentación equilibrado y bien orientado a las necesidades de cada paciente, no debiese haber déficit en los nutrientes esenciales. Para que esto pase, es fundamental que los niños y sus padres sean responsables con el plan de alimentación y que se asesoren.

¿Qué nutrientes no pueden faltar en la alimentación de los más chicos?
Los nutrientes críticos en edades tempranas son calcio, zinc, vitamina D y B12 y hierro. Los lácteos aportan calcio de alta biodisponibilidad, que sirve principalmente para el desarrollo óseo de los niños que se encuentran en constante crecimiento. Por otra parte, las carnes de origen animal, como vacuno, pollo y pescados, contribuyen con vitamina B12, hierro y zinc, que son nutrientes importantes para evitar distintos tipos de anemia y retraso en el crecimiento.

¿Qué les puede pasar si no ingieren todos los nutrientes necesarios?
Una dieta estricta, mal planificada y sin seguimiento por parte de un especialista puede producir una deficiencia nutricional, falta de crecimiento e incluso retraso en el desarrollo sicomotor infantil.


POCAS PROTEÍNAS
Una alimentación escasa en proteínas va asociada a la ingesta de pocas calorías, esto recibe el nombre de desnutrición calórico-proteica, (desaparecida en Chile) y que se caracteriza por:
· Pérdida de peso.
· Hinchazón de tejidos subcutáneos por la retención de líquido.
· Debilidad y falta de desarrollo muscular.
· Piel pálida y caída de pelo.
· Irritabilidad y falta de ánimo.
· Falta de apetito.
· Aumento del riesgo de infecciones.

Banner lateral ExpoNovios abril 2020

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé