Oligosacáridos de la leche materna
Oligosacáridos de la leche materna
Uno de los componentes esenciales

Dr. Óscar Brunser
Profesor Titular de Pediatría, Universidad de Chile
Representante en Chile, Nestlé Nutrition Institute

Desde hace muchos años se sabe que la leche materna es el alimento ideal para los recién nacidos y los primeros 6 meses de vida. Después de esta edad, las madres deberían continuar amamantando a sus hijos tanto como sea posible, mientras introducen paulatinamente alimentos sólidos para satisfacer sus crecientes necesidades de energía y nutrientes. Los lactantes amamantados poseen mayores ventajas recibidas a través de la leche materna, como una menor tendencia a la obesidad, sufren menos episodios de diarrea y corren menos riesgo de sufrir diabetes tipo 1.

El nutriente más abundante en este tipo de leche es la lactosa, que es digerida en el intestino delgado. La que no es absorbida llega al intestino grueso y es fermentada por las bacterias que viven en él. Esta fermentación produce un ambiente ácido que inhibe el crecimiento de las bacterias causantes de diarrea y, por lo tanto, es una defensa importante para el niño.

Al final del siglo XIX se hizo evidente que en la leche materna había otros azúcares, emparentados con la lactosa. Aproximadamente a partir de 1960 se demostró que estos eran exclusivos de la leche humana y estaban casi ausentes en la leche de los animales domésticos y, además, eran químicamente distintas; el conjunto de estos azúcares de la leche materna fue llamado oligosacáridos de la leche materna (OLM).

Los OLM están constituidos por una unidad de lactosa unida a azúcares simples que forman una familia con más de 200 compuestos, aunque cada mujer genera solo unos 60 de ellos. Su cantidad en la leche es mayor en el calostro (que contiene 20-25 gramos por litro) y es menor en la leche madura: llega a 10-15 gramos por litro. Unos 10 OLM son más abundantes y los restantes están en cantidades mucho más bajas.

El aparato digestivo de los lactantes no digiere los OLM y 99% de ellos aparece sin cambios en las deposiciones del pequeño amamantado, mientras que el 1% restante pasa a la sangre, circula por todo el organismo y se elimina por la orina; esto quiere decir que estos OLM pueden producir efectos generales beneficiosos para el bebé.

Los OLM ayudan a prevenir la diarrea en los lactantes amamantados y estimulan actividades de bacterias positivas para la salud del niño, los llamados lactobacilos y las bifidobacterias también estimulan la inmunidad local en el tubo digestivo y en el organismo y reducen los fenómenos de alergia.

Hasta hace poco no se disponía de OLM en cantidades suficientes para hacer ensayos a gran escala de sus efectos en números grandes de lactantes o menores no amamantados. Recientemente laboratorios en Europa y Estados Unidos han desarrollado métodos para producirlos en grandes cantidades y con altos grados de pureza. Los resultados obtenidos indican que en los primeros meses de vida los lactantes que reciben estos OLM, tienen velocidades de crecimiento de la talla, el peso, el perímetro craneano y el funcionamiento de defensas similares a los que se observan en aquellos amamantados.

En un estudio realizado en varios centros europeos, un par de estos oligosacáridos fueron administrados desde los primeros días de vida y hasta los 4 meses de edad y disueltos en una fórmula infantil a lactantes no amamantados. Quienes recibieron los OLM sintéticos en cantidades semejantes a las de la leche materna subieron de peso y crecieron en forma enteramente comparable a un grupo de lactantes amamantados; su perímetro craneano y la cantidad de grasa corporal se mantuvieron dentro de valores normales. Ellos también tuvieron menos episodios de bronquitis y al estudiarlos hasta los 12 meses de edad, necesitaron menor cantidad de antibióticos y medicamentos para bajar la fiebre. Los OLM estimularon en el intestino de los niños el crecimiento de bacterias similares a las de los lactantes amamantados.

En resumen, existe ahora la posibilidad de incorporar OLM en las fórmulas que reciben los lactantes cuyas madres, por distintas razones, no tienen la opción de amamantarlos y, de esta forma, participan de algunos de los beneficios para la salud que proporciona la leche materna.

Banner lateral Feria MyB 2019
Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner latera Feria PyC oct. 2019

te podría interesar