Operación verano: ¿Cómo evitar los accidentes en la piscina?
Operación verano: ¿Cómo evitar los accidentes en la piscina?

El buen tiempo ya se instaló. Los niños salen de vacaciones, y una de sus actividades favoritas es ir a la piscina a capear el calor. Sin embargo, como padres, debemos estar atentos si queremos evitar que nuestros pequeños sufran accidentes como la asfixia por inmersión. A continuación, una guía práctica para tener en cuenta este período estival. 

En Chile, la asfixia por inmersión es la segunda causa de muerte en menores de 5 años, provocando severas secuelas neurológicas en los que consiguen sobrevivir. Así lo asegura el doctor Carlos Rivera, Jefe de Urgencias de la Clínica Universidad de los Andes, quien -por lo mismo- hace un llamado a adoptar todas las medidas de prevención posibles.

El especialista señala que las cifras varían año a año, pero que “claramente los episodios suceden mayormente en verano”. ¿Qué es la asfixia por inmersión? En términos médicos, es un proceso que se da como resultado de una falla respiratoria secundaria, producto de una inmersión en un medio líquido, donde la persona ve su vía aérea colapsada de agua, impidiéndole una adecuada respiración. Suele ocurrir en piscinas -ya sea en casas, edificios, públicas o inflables-, aunque también se puede producir en lugares como ríos, lagos o mar.

Según el doctor Rivera, “los accidentes suceden y no los podemos evitar. Pero podemos actuar para que sus consecuencias sean menores y no tengamos que lamentarnos más”. Por ello, la palabra clave es prevención. Esto implica evitar proactivamente los sucesos mediante la educación. El profesional recalca que “es prioridad informar a nuestros vecinos, familiares y amigos. Es tarea de todos y muy simple. Evitar es mejor que lamentar”.

ESTUDIOS DECIDORES

En 2014, la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó el primer “Informe Mundial sobre Ahogamientos”. En este, el organismo afirmó que “hasta entonces, el tema había sido en buena medida pasado por alto. Tanto los gobiernos como los círculos de investigación y elaboración de políticas públicas deben hacer mucho más para otorgar prioridad a la prevención de los ahogos, además de integrarlos dentro de otros planes de salud pública”. Asimismo, en el documento iban recomendaciones dirigidas a los gobiernos, para que se generaran datos de mayor calidad sobre el tema y elaborasen planes nacionales de seguridad en el agua.

Anteriormente, en el 2009, la Clínica Las Condes señalaba en su revista médica que el año 2006 fallecieron cerca de 500 personas por ahogamiento. De ellas, un quinto fueron niños menores de 5 años. Los médicos a cargo de la publicación, Cristián Valverde y Jaime Cordero, indicaron en el documento que “la asfixia por inmersión es un evento tan impactante como los accidentes automovilísticos, por lo inesperados, repentinos y catastróficos”.

En mayo de 2017, la OMS publicó un escrito titulado “Prevención de ahogos: una guía de implementación” (‘Preventing Drowning: An Implementation Guide’), basada en el Informe Mundial sobre Ahogamientos. El manual ofrece orientaciones concretas sobre cómo aplicar las intervenciones destinadas a prevenir este tipo de accidentes.

TIPS DE LOS ESPECIALISTAS

El Jefe de Urgencias de la Clínica Universidad de los Andes, doctor Carlos Rivera, da varios consejos, todos prioritarios a la hora de evitar accidentes.

No dejar nunca solos a los niños en lugares con agua tales como mar, piscinas, acequias, canales, ríos, lagos e incluso el baño de la casa, ni cerca de recipientes con líquido.

Llenar las piscinas inflables solo al momento de usarlas y luego vaciarlas. Incluso las de poca profundidad. Únicamente se necesitan unos pocos centímetros de agua para que se ahogue un niño.

En las casas, rodear las piscinas con rejas de protección, de una altura de 1,5 metros y con una separación entre los barrotes de máximo 10 cm. La puerta debe permanecer siempre cerrada y segura. No deben existir sillas o escaleras cerca de las rejas, que los menores puedan usar para trepar. Se debe tener mucha precaución con las sillas plásticas que, por ser livianas, suelen ser movidas por los niños con mayor facilidad.

Evitar que al interior o alrededor de la zona de la piscina existan elementos atractivos para los menores.

Usar chalecos salvavidas adecuados para el peso y la edad del niño. Las alitas y los juguetes plásticos como los famosos “tallarines” de goma espuma no son seguros.

Aunque es bueno que los pequeños sepan nadar, esto puede dar una falsa seguridad a los padres, ya que el agotamiento que causa el nado puede también ocasionar este accidente.

RCP: RESUCITACIÓN CARDIO PULMONAR

Es fundamental tener conocimientos de reanimación. En la actualidad muchas clínicas ofrecen cursos gratuitos sobre esta temática.

Lo primero es verificar si la víctima responde, no ventila o lo hace anormalmente.

Si no hay respuesta, pida ayuda y un desfibrilador externo automático si está disponible. En caso de ser un niño, primero asegure la vía aérea y de dos ventilaciones de rescate.

La secuencia es: primero masaje, presione fuerte, presione rápido, en el centro del pecho, a lo menos entre 100 y 120 compresiones por minuto. Mantenga ese esfuerzo intercambiando con otros voluntarios para minimizar las interrupciones hasta que llegue  ayuda.

Si tiene conocimientos de cómo ventilar, puede alternar 30 compresiones y 2 ventilaciones, verificando que el tórax se expanda. Es muy importante asegurar la posición de la cabeza híper extendiendo el cuello, de modo de permeabilizar la vía aérea y permitir la entrada de aire con mayor facilidad. Si no sabe o no está seguro de cómo dar ventilaciones, continúe sólo con masajes evitando al máximo las interrupciones. Cambie al reanimador cada 2 minutos o cuando alguno esté cansado.

Repetir esta secuencia cinco veces -equivalente a cerca de 2 minutos-, antes de retirarse del lado del accidentado para llamar al servicio de emergencia o concurrir a una unidad de Urgencia. Si es un niño que sufre de asfixia por inmersión, deben iniciarse primero maniobras con ventilaciones y masajes, y luego pedir auxilio.

Continuar con la reanimación cardiopulmonar hasta que el menor se recupere o llegue ayuda.

Banner lateral Feria MyB 2019
Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner latera Feria PyC oct. 2019

te podría interesar