Pantallas en vacaciones
Pantallas en vacaciones
La importancia de supervisarlas

A pesar de las dificultades logísticas que suelen existir cuando los niños están con mucho tiempo libre entre las manos, es importante mantener cierta disciplina en lo que al uso de dispositivos móviles se refiere.

Durante las vacaciones es común que los niños utilicen más plataformas digitales y elementos con pantalla para divertirse. Mientras gran parte de los adultos deben continuar trabajando o tienen como máximo 3 semanas de vacaciones, los pequeños son menos supervisados y se flexibilizan los horarios y permisos.

Frente a esta situación, se recomienda no hacer cambios sustantivos en esta materia, principalmente debido a los efectos negativos que el exceso de este tipo de interacción tiene en los niños. “Por ejemplo, cada vez es más frecuente la aparición de problemas musculares o articularios relacionados con el manejo excesivo y las malas posturas al trabajar con estos dispositivos electrónicos. Y eso por no hablar de todas las consecuencias negativas derivadas del estilo de vida sedentario y la exposición a contenido inadecuado”, explica Javier Arroyo, fundador de www.smartick.com. “Nosotros trabajamos con tecnología y la acercamos a los niños a través de nuestra plataforma de aprendizaje de matemáticas, pero justamente por aquello es que el sistema completo funciona con que la utilicen solo 15 minutos al día. Con espacios cortos de máxima concentración está demostrado que el aprendizaje es más efectivo”, agrega.

Desde Smartick.com sugieren las siguientes acciones para reducir al máximo los efectos negativos del uso de los dispositivos conectados a la red en niños de entre 4 y 10, considerando los usos máximos en base a la edad de cada niño:
1. Aprender a utilizar los dispositivos tecnológicos y los recursos disponibles en la red para conocer el tipo de bloqueos y controles infantiles que permiten.
2. Instalar el computador en una zona de la casa concurrida, donde los padres siempre puedan estar observando a los niños.
3. Fomentar el uso del computador o dispositivo en familia, de forma colaborativa.
4. Supervisar siempre a los niños mientras los usan para conocer cómo manejan la red, los contenidos de los sitios webs que visitan y los videos de Youtube que ven.
5. Poner límites y normas referidas al uso de dichos elementos. Hay que intentar que los niños tengan tiempo para todo: para navegar por Internet, para hacer deporte, para jugar con sus amigos y para pasar tiempo realizando actividades en familia.

Entendiendo que el tiempo de los padres sigue siendo limitado, una forma de compensar el uso de tecnología para divertirse son los juegos de mesa. Estos permiten, además de pasar un buen momento, que los niños continúen con el proceso cognitivo durante las vacaciones, algo
fundamental para evitar que el regreso a clases sea difícil.

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé