¡Papás estoy enamorado!
¡Papás estoy enamorado!

El amor es parte de la vida y no es algo que experimentan solo los grandes, sino que también los niños. Para conocer cómo enfrentar esta primera vivencia amorosa siendo padres, acá les dejamos algunos tips entregados por una especialista.

Si hablamos del primer amor, es inevitable no viajar a nuestros años en el jardín infantil donde el enamoramiento aparecía tímidamente entre miradas y juegos con el compañero que ‘nos gustaba’. Una mezcla de sensaciones que en ese minuto tenía poca explicación y que de alguna u otra forma, para nosotros, representaba el primer sentimiento de amor en nuestra vida.

Ese flechazo es parte inherente del ser humano y sin querer nos expone a emociones hasta entonces desconocidas y que van de la mano de esa experiencia diferente. Felicidad, nervio, pena, cariño y ternura, son algunos aspectos que florecen de manera natural y que marcan ese inicio de la vida amorosa.

Ahora, ya en otra etapa, como padres tenemos que vivir lo mismo, pero con nuestros hijos. Es por esto que conversamos con Mariela Baquedano, sicóloga infantil de Clínica Santa María, para saber cómo enfrentar esta situación de la mejor manera y acompañar a los menores en este importante hito.

¿Los niños se enamoran?
Los pequeños pueden llegar a sentir una atracción por otro niño, un compañero de curso o un amigo, que le genera una emoción intensa… se pone nervioso, tiene palpitaciones y siente mariposas en el estómago, ya que algo de ese otro ser humano le gusta mucho. Sí, los niños se enamoran, y esto es parte natural del crecimiento. Esta experiencia es parte de nuestra vida. Es el amor manifestándose en una de sus dimensiones. El menor abriéndose al mundo, a conocer otros seres humanos y formas de ser distintas.

¿Cómo es esta experiencia para ellos?
Para los niños es emocionante, si la atracción es correspondida sienten felicidad, les gusta compartir con ese otro. Si no, sentirá tristeza y será una buena oportunidad de enseñarles formas adaptativas de ir superando las frustraciones o las pérdidas a las que se enfrentarán seguramente a lo largo de su vida. Lo más probable es que todos hayamos sentido ese enamoramiento, es como ser tocados por una varita mágica; algo despierta en mí la cercanía hacia esa otra persona. Por supuesto que en el caso de los menores es un amor platónico, es decir, que predomina la emoción y no el deseo sexual, porque ellos no están preparados sicológica, emocional ni físicamente aún para traer una nueva vida.

¿Desde qué edad se podría hablar de enamoramiento?
Pareciera que desde los 4 años los niños pueden sentirse atraídos por otros y tener conciencia de ello, realizando acciones para generar el acercamiento. He recibido en consulta a pequeños de 4 años que ya hablan de estar enamorados o pololeando, incluso, que se van a casar con esa persona cuando sean grandes. Cabe hacer notar que actualmente están despertando más tempranamente a este tipo de sentimientos. Es necesario tomar precauciones porque en algunos casos se ven comportamientos más adultos, probablemente debido a los contenidos a los que están teniendo acceso en televisión, Youtube, Netflix y otros.

¿El amor en la infancia se desarrolla de la misma forma en hombres y mujeres?
Al parecer en las niñas o en la energía femenina, se despierta más tempranamente esta atracción o los sentimientos y el deseo de relacionarse con un otro diferente. En cambio, los varones o la energía masculina, manifiestan este interés más tarde. Se ve en este último caso que prefieren realizar actividades con sus pares más que con el sexo opuesto. Sin embargo, en la intensidad de los sentimientos y las manifestaciones como ponerse nervioso, tartamudear, sonrojarse, etc., son para ambos por igual.

Por otro lado, ¿cómo deben enfrentar los padres el desamor?
Los adultos podrían interpretar como desamor ciertas conductas de los niños como los intentos de separación e independencia… que son necesarios y adecuados. El pequeño está empezando a formar su autoconcepto, autonomía e individualidad, puesto que quiere ser distinto. Los padres necesitan respetar a sus hijos cuando no desean acercarse. En la medida que van creciendo muchos prefieren no tener un contacto tan cercano, aparece el pudor, y eso es parte normal del crecimiento y de reconocernos como seres individuales.

El primer amor en la infancia, ¿crees que es un hito que marca la vida? ¿Por qué?
Es muy importante. Si el niño no es correspondido en sus sentimientos y no puede elaborar o integrar la experiencia adecuadamente, podría -de alguna manera- influir en sus relaciones futuras. He recibido en consulta adolescentes que se han sentido rechazados en su primer acercamiento amoroso y eso ha provocado en ellos muchas inseguridades. Es fundamental la educación y el ejemplo que los padres dan a sus hijos con su propia relación de pareja. La autonomía genera seguridad para que el menor entienda que si el otro lo rechaza no es porque exista algo inadecuado en él, sino que solo la atracción no es recíproca y puede superar la experiencia.

Tips para los padres
Entender que el enamoramiento es un proceso necesario para el desarrollo emocional y sicológico del niño. Está conociendo sus emociones, su pensamiento e, incluso, su cuerpo en una nueva experiencia con otro, distinta a las que ya ha experimentado con sus padres, hermanos y amigos.
– Respetarlos significa reconocer a ese otro ser humano en lo que está sintiendo y viviendo. No burlarse ni relativizar.
– Escucharlos cuando quieran hablar sobre la otra persona y lo que están sintiendo, con el debido respeto y seriedad.
– Generar espacios para que puedan compartir con ese otro ser humano por el que sienten atracción; por ejemplo, darles permiso para ir a su casa o invitar al niño a la nuestra.
– Mirar nuestra propia relación de pareja, porque estamos siendo un modelo para ellos.
– Confidencialidad. No revelar lo que nos cuenta o lo que vemos. No sacar el tema en encuentros familiares en ninguna circunstancia; ni para burlarse o porque es tierno o contarlo para que sienta que es importante.
– No dar consejos sobre cómo se llevan las relaciones de pareja. No perder de vista que estamos frente a niños que están viviendo el primer amor, con una manifestación distinta a como ocurre con los adultos.

[pro_ad_display_adzone id="389"]

te podría interesar