Para elegir la silla de comer
Para elegir la silla de comer

A los 6 meses las guaguas empiezan a comer sus primeras papillas, para lo que necesitarán su propia sillita. Los modelos que existen son muy variados y dependen de tus gustos y necesidades. Aquí te dejamos algunos aspectos que debes considerar al elegir una.

Por lo general, estas son muy prácticas y facilitan bastante la hora de la comida, sobre todo porque los pequeños estarán seguros en un lugar y los padres no tendrán que tenerlo en brazos y alimentarlo al mismo tiempo.

Algunos puntos con los que una silla debe contar son:
– Ser segura. Para ello es importante que cuente con un cinturón de seguridad para que el infante no se resbale o se llegue a parar sobre la silla.
– La estructura debe ser firme y estable.
– Contar con antideslizantes en la base.
– Estar preferentemente fabricada en un material que sea fácil de lavar.
– Hay que fijarse en el peso límite de la silla.
– La bandeja debe poder ser extraída por dos motivos. Una, para poder sentar al bebé cómodamente y el segundo, que pueda quitarse completamente para limpiarla.
– Hay algunas que tienen ruedas, lo que hace que sea más fácil trasladarla de un lugar a otro, pero tienes que asegurarte que incluya frenos.

Algunos de los tipos entre los que puedes optar son:

Sillas de comer de pie: aquí están las básicas, plegables, con tapizado de vinilo para facilitar su limpieza y con bandeja regulable.

Sillas de comer completas: además de tener bandeja ajustable y de ser plegables, son regulables en su altura, su asiento es reclinable, y suelen incluir ruedas para facilitar su traslado. Algunos modelos también incluyen juguetes, lo cual es útil para entretener a la guagua mientras espera su comida.

Asientos elevadores: este modelo se pone sobre cualquier silla de comedor. Su amplitud es similar a la de las sillas de comer estándar, con lo cual el niño estará igualmente cómodo mientras disfruta de su alimento.

Banner lateral Calo Crecer 2019

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé