Pequeños grandes avances
Pequeños grandes avances
¿Cómo va tu hijo?

Poco a poco los niños van adquiriendo nuevas habilidades sicomotoras, las que les permiten relacionarse, conocer y adaptarse al medio que los rodea. Si tienes hijos de 2 a 5 años, revisa cuál debiese ser su desarrollo.

Durante la infancia, las etapas del desarrollo motor deben observarse a través del juego, el cual tiene que ser percibido como un desafío constante, que mantenga la atención, pues si los menores ven que las actividades son rutinarias y poco innovadoras, pierden el interés.

Asimismo, el estímulo incorrecto puede provocar que los niños presenten cierto grado de frustración o retraso en el desarrollo sicomotor en comparación a los pares de su misma edad. Esto puede afectar su coordinación, equilibrio, motricidad gruesa, lenguaje y dominio del espacio.

La ventaja de saber cuáles son las capacidades básicas que deben tener los menores de acuerdo a su edad, permite identificar a tiempo si un pequeño exhibe dificultades en su desarrollo y aprendizaje, por lo tanto, se puede estar a tiempo de buscar ayuda si fuese necesario.

A los 2 años
– Camina solo.
– Obedece órdenes.
– Rueda.
– Dice su nombre.
– Patea una pelota.
– Corre sin caerse.
– Se sienta en cuclillas.
– Flexiona las rodillas al saltar.
– Balancea su cuerpo y brazos.
– Inclina la cabeza.
– Golpea el suelo con los pies.

A los 3 años
– Camina siguiendo una línea recta o curva.
– Salta a pies juntos.
– Se para en un pie.
– Camina en puntillas.
– En sus movimientos hay soltura, espontaneidad y armonía.
– Tiene control de partida y llegada del dibujo.
– Acelera y modera la marcha a voluntad.
– Empieza a poder detenerse.
– Realiza dibujos con sentido.
– Puede escribir algunas letras.

A los 4 años
– Habla con claridad.
– Salta desde altura.
– Tiene noción del cuerpo humano.
– Lanza y atrapa objetos.
– Sube y baja escaleras sin apoyarse.
– Patea la pelota.
– Tira la pelota por encima de la cabeza.
– Se mueve ágilmente hacia adelante y hacia atrás.
– Recorta con tijera.

A los 5 años
– Se columpia solo.
– Puede saltar de lado.
– Dibuja personas con cuerpo.
– Puede andar en bicicleta o en patines.
– Presenta mayor autonomía para ir al baño solo.
– Puede amarrarse los zapatos.
– Se nota un desarrollo de la motricidad fina.

Banner lateral Calo Crecer 2019

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé