Primeros auxilios
Primeros auxilios
Guía básica

Los accidentes son una de las causas más frecuentes de consultas médicas, hospitalizaciones, secuelas y mortalidad en niños en nuestro país. Con un conocimiento básico puedes salvar una vida. ¡Prepárate!

Las caídas, golpes y choques con otros objetos están en el primer lugar dentro de los accidentes más comunes en niños de 2 a 3 años; seguidos por el aplastamiento y los cortes. Luego se encuentran las quemaduras, asfixias por cuerpos extraños, ingesta de medicamentos y drogas y, por último, la asfixia por inmersión.

Esto se debe a que a esa edad, los menores ya poseen autonomía y pueden movilizarse de un lado a otro por su cuenta, teniendo acceso a lugares que muchas veces los padres olvidan proteger para evitar un posible accidente. Por esta razón, es fundamental una vigilancia constante, puesto que bastan unos segundos de distracción para que pueda ocurrir una tragedia.

Frente a esto es fundamental que todo adulto cuente una base de conocimientos de técnicas de reanimación y primeros auxilios. Mientras más informados estén los padres frente a sus hijos, menos riesgos correrán. De esta manera, es necesario saber que, al verse enfrentado a una tragedia, lo más importante es la atención inmediata, o más conocida como la ‘hora dorada’, en la cual las acciones de auxilio que se realicen determinarán el futuro del accidentado.

Se cae a la piscina o sufre de asfixia por inmersión
Luego de la caída jamás debes abandonar al niño. Ponlo boca arriba y grita por ayuda o en caso de tener tu celular a mano llama al servicio de emergencia.

Mientras tanto, empieza la reanimación cardiopulmonar. Para eso abre la vía aérea inclinando la cabeza y eleva el mentón, lo que permitirá que el aire entre desde la boca hacia los pulmones. Luego inicia el masaje cardiaco que consiste en efectuar presiones en el tórax, las que deben ser fuertes y rápidas -para lograr una frecuencia de 100 latidos por minuto- y no tan profundas para provocar otras lesiones. Esto ayudará a que el corazón impulse sangre con la cantidad de oxígeno residual a los órganos vitales, sobre todo el cerebro. Después realiza 2 respiraciones boca a boca, cerrando la nariz del niño para que el aire no se filtre. Si es muy pequeño, tu boca debe cubrir su nariz y boca. Debes continuar con estas prácticas hasta que llegues al servicio asistencial, pues hacerlo sin interrupciones podría evitar secuelas y asegurar la sobrevivencia del niño. No olvide secar a tu hijo para que no sufra de hipotermia y en caso de una lesión lumbar, no lo muevas del lugar.

CONSEJO: acompañar o vigilar en todo momento a los menores en playas o ríos, especialmente si se encuentran jugando en la orilla. En caso de que haya una piscina en tu casa, siempre debe tener reja (idealmente con radier de concreto), con una única vía de acceso y chapa de seguridad que utilice llave.

Se quema
Toda quemadura debe ser enfriada de inmediato, colocando al menor bajo agua fría. En quemaduras de ropa, lo mejor es envolver en frazadas para apagar el fuego. Los casos grado 1 los puedes manejar en casa, pero si se manifiestan ampollas (grado 2), o el sector ha adoptado un color extraño similar a piel muerta o necrótica (grado 3), debes concurrir inmediatamente a urgencia.

CONSEJO: evita manipular agua recién hervida con niños cerca. Por muy pequeños que sean, no dejes cables de hervidores a la vista, ya que pueden tirar de ellos, bloquea las estufas con muebles o rejas y nunca las dejes a la altura de tus hijos.

Se cae
Como primer punto, debes evaluar la magnitud de la caída, altura y superficie (alfombra, piso flotante, madera, cerámicos, porcelanatos, baldosas o pisos de cemento). Ante una pérdida de conciencia, convulsión o conductas que consideres extrañas o frente la presencia de hematomas en la cabeza, debes concurrir al servicio de urgencia, previa prestación de primeros auxilios. En caídas que involucran extremidades, la deformación y/o incapacidad de movilizarse, debes llevarlo inmediatamente al centro asistencial más cercano.

CONSEJO: debes estar atenta a todo lo que rodea al menor (desniveles, muebles, adornos). No lo dejes solo sobre la cama ni en una silla.

Se corta
En cortes profundos en los que se observan estructuras interiores del cuerpo como músculos tendones, ligamentos o hueso, además de sangramiento que no se logra controlar en base a simple presión, debes llevarlo inmediatamente a urgencia. Se aconseja limpiar la herida con agua limpia y cubrirla con gasa estéril.

CONSEJO: evita dejar objetos corto-punzantes a mano, sin importar si el niño está cerca o no.

Se atora con comida
En estos casos debes aplicar la maniobra de Heimlich, que considera la presión abdominal brusca en el abdomen, para intentar expulsar el cuerpo extraño. La técnica varía dependiendo del tamaño del infante.

CONSEJO: nunca le des comida a tu hijo mientras mira televisión, ya que se desconcentra de lo que está haciendo; corta en trozos pequeños los alimentos y enséñale desde pequeño a masticar bien, estar tranquilo y evitar juegos.

¿Qué tener en el botiquín de la casa?
* Elementos para el dolor y fiebre (paracetamol, ibuprofeno, diclofenaco sódico), remedios de uso permanente y antialérgicos en dosis y presentación adecuada para cada miembro de la familia.
* Apósitos, algodón, gasas, parches curita y tela adhesiva.
* Elementos para aplicar frío/calor.
* Alcohol líquido o en gel (funciona como antiséptico para heridas pequeñas), agua oxigenada (para limpiar y desinfectar heridas, además de detener hemorragias) y antiséptico líquido o en spray para desinfectar heridas.
* Jabón neutro para higienizar cualquier herida y solución fisiológica para limpiar zonas dañadas y para derramar sobre piel quemada.
* Bicarbonato de sodio para la indigestión y para compensar las sales que pierde una persona con insolación.
* Linterna para examinar en la oscuridad y para observar si hay cuerpos extraños en la garganta y evaluar la dilatación de pupila.
* Tijeras y alfileres de gancho para sujetar las vendas.
* Termómetro.
* Palitos de helado o baja lenguas para examinarla.
* Guantes de látex para no contaminar heridas y para la seguridad de la persona que asiste a la víctima.

Además…
* Un manual de primeros auxilios. Léelo a conciencia para tener conocimiento de cómo utilizar cada una de las herramientas que has incorporado.
* Siempre revisa las fechas de vencimiento de medicamentos y otros objetos en tu botiquín.
* Incluir un listado de teléfonos de emergencia.
* Guardar el botiquín en un lugar fuera del alcance de tus hijos y que sea de fácil acceso para los adultos.

Banner lateral Calo Crecer 2019

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé