Probióticos y prebióticos
Probióticos y prebióticos
¿Conoces sus diferencias?

Es muy habitual confundir estos términos pensando que son lo mismo. Sin embargo, aunque están relacionados no son iguales. Por eso, para que te quede más claro qué es y cómo funciona cada una de estas sustancias, te lo contamos a continuación.

Según la Organización Mundial de la Salud, los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se ingieren en las cantidades adecuadas, pueden aportar beneficios para la salud. Se trata de bacterias o levaduras que se encuentran en alimentos, medicamentos o suplementos dietéticos. Los más utilizados son lactobacillus y bifidobacterium. Por su parte, los prebióticos son un tipo de hidratos de carbono presentes en algunas comidas que, pese a que nuestro sistema digestivo es incapaz de digerir, son fermentados en el tracto gastrointestinal y utilizados como ‘alimento’ por determinadas bacterias beneficiosas. Los más estudiados son la inulina y los fructooligosacáridos (conocidos también como FOS).

Los probióticos se encuentran en alimentos ricos en bacterias como yoghurt, queso y otros productos lácteos, así como alimentos fermentados como chucrut y kombucha. Los prebióticos están en forma natural en diversas frutas y verduras como achicoria, plátano, cebollas, papas, espárragos, ajos, alcachofas y productos integrales, entre otros.

¿Cuáles son sus beneficios?

Probióticos
· Mejoran la población de bacterias beneficiosas intestinales, ya que promueven su desarrollo.
· Actúan como una barrera que evita que el intestino sea invadido por gérmenes patógenos.
· Pueden ser útiles para combatir la diarrea.
· Disminuyen los niveles de colesterol.
· Se ha observado que su consumo puede mejorar la intolerancia a la lactosa.
· Pueden contribuir al tratamiento de colon irritable.

Prebióticos
· Favorecen el desarrollo de bacterias beneficiosas en el intestino.
· Son considerados un suplemento apropiado cuando es necesario mejorar la flora intestinal.
· Estimulan el sistema inmunitario.
· Facilitan la absorción de algunos minerales como el calcio y el magnesio.
· Contribuyen a la síntesis de ciertas vitaminas.
· Ayudan a mantener el equilibrio intestinal.
· Mejoran la regularidad intestinal.
· Reducen el riesgo de cáncer de colon y de enfermedades inflamatorias intestinales.
· Disminuyen la presión sanguínea y el colesterol plasmático.

¿Cómo aporta Calo Crecer?
Las leches Calo Crecer proporcionan una gran cantidad de beneficios para la nutrición de los más pequeños. Dentro de estos es posible encontrar un alto contenido de prebióticos, principalmente fructooligosacáridos (conocidos también como FOS). Específicamente aporta 1.6 gr. en 200 ml. de leche. El ingerirlos puede contribuir a un marcado incremento en la absorción de minerales, especialmente calcio. Este efecto es importante para el buen desarrollo de los niños y en la prevención de enfermedades como la osteoporosis.

Por sus propiedades como edulcorantes de bajo aporte calórico, los FOS sirven para prevenir la aterosclerosis, enfermedades cardiovasculares e hipertrigliceridemia, las que están asociadas a dietas hipercalóricas. Paralelamente, se aminora el riesgo de obesidad y de padecer diabetes tipo II, además de colaborar en el control y alivio de patologías como el estreñimiento.

Banner lateral Calo Crecer 2019

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé