Protección solar en niños
Protección solar en niños
Una de las principales preocupaciones

Estamos en la época de sol, playa y piscina, pero tienes pequeños y no sabes qué hacer. Aquí te damos algunos consejos para que todos puedan disfrutar sin problemas durante esta temporada.

Se ha comprobado que el 80% de la exposición solar que una persona recibe a lo largo de su vida se produce en los primeros 18 años, siendo la infancia la etapa más riesgosa. Por esta razón se deben extremar los cuidados ante las radiaciones solares infantiles. Eso sí, si tu hijo es menor de 6 meses, debes tener otras preocupaciones, puesto que se recomienda no aplicarle productos antes de esa edad. Esto se debe a que su piel es mucho más fina y sensible que la de los adultos y absorbe los productos químicos, por eso es fácil que cause alergia e irritación en las zonas donde se le ponga.

De todas formas, si no sabías esto y le has echado protector solar a tu hijo sin notar reacción alguna (ronchas, picazón, piel enrojecida), eso indica que la crema solar no le ha hecho daño.

Sin embargo, de acuerdo a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, lo mejor es mantenerlos alejados del sol y evitar su exposición cuando los rayos ultravioletas son más intensos, es decir, durante las horas centrales del día. Ahora bien, si lo vas a exponer, cúbrele todo su cuerpo con prendas frescas y holgadas y siempre protégelo con un gorrito, además de mantenerlo abajo del quitasol.

Sobre 6 meses
Si tu hijo tiene sobre la edad recomendada para usar protección solar, esta debe ser a prueba de agua y elaborada especialmente para niños. Además, debes escoger uno de amplio espectro, lo que significa que cuida tanto contra los rayos UVA, que no pueden verse ni sentirse directamente, pero penetran profundamente en la piel, como de los UVB, que son más intensos y afectan la superficie de la dermis.

Los protectores solares actúan absorbiendo y filtrando los rayos del sol o reflejándolos, de modo que no penetren en las capas profundas de la piel. Los productos que contienen óxido de zinc y dióxido de titanio son muy buenos para áreas que son especialmente sensibles, como la nariz y los labios.

La mayoría de los dermatólogos sugiere utilizar productos que tengan como mínimo FPS de 30 o más alto, que sean formulados especialmente para menores e hipoalergénicos. Lo ideal es aplicarlo por lo menos 30 minutos antes de salir de la casa, y volver a ponerlo cada 2 horas, sobre todo si los menores han estado jugando en el agua o si han transpirado, incluso si la fórmula es a prueba de agua.

No cuidar la piel de los más pequeños con el protector solar adecuado puede traducirse en insolación, quemaduras (leves, moderadas o graves), ampollas -y posterior descamación de la piel-, irritación o inflamación e infección, entre otros riesgos.

Buena elección
A pesar de que para elegir el protector solar adecuado para tu hijo debes fijarte en las características cutáneas de tu pequeño, aquí te dejamos algunos aspectos generales que es bueno tener en cuenta:
* Los niños son muy activos, por lo que debes estar pendiente de aplicarles el producto constantemente o bien uno con factor de protección más alto.
* Escoge un producto específico para bebés o niños, no utilices uno indicado para adultos.
* Antes de aplicarlo en todo el cuerpo, es mejor que hagas una prueba de tolerancia sobre una pequeña parte de la piel, para descartar posibles reacciones alérgicas.
* En ocasiones a los niños no les gusta que les pongan crema, por lo que puedes optar por sprays que serán igualmente efectivos y más fáciles de aplicar.
* No uses el protector solar del verano pasado, puede que no tenga la misma efectividad.
* Si van a estar afuera, aplícale protector aunque esté nublado.
* Fíjate que el producto haya sido testeado dermatológicamente, para que no cause reacciones alérgicas.

Otros consejos
* No expongas a los menores al sol entre las 10 am. y las 2 pm.
* Asegúrate que tu hijo tome suficiente líquido, ofrécele frecuentemente.
* Aunque esté con protector solar puesto, es recomendable que use gorro y lentes de sol.
* Toma precauciones adicionales si tu menor está tomando remedios, ya que pueden hacer la piel más sensible al sol.
* Si tu hijo presenta en la piel una lesión sospechosa, consulta con un dermatólogo.

¿Qué significa el Factor de Protección Solar o FPS?
Es la forma en que los protectores solares indican su factor. Este señala el número de veces que el producto aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al enrojecimiento previo a la quemadura. Por ejemplo, si una persona empieza a enrojecer y a notar los riesgos de quemaduras a los 5 minutos de exposición al sol, al aplicarse un protector FPS 30 podrá exponerse al sol durante 5×30= 150 minutos (2 ½ horas) en forma segura.

¿Y las quemaduras?
Muchos papás suponen que sus hijos están bien mientras no vean que su piel ha enrojecido. Desafortunadamente se equivocan, ya que esto no se aprecia inmediatamente, sino entre 2 a 4 horas después que se torna colorada, caliente al tacto e inflamada. Incluso, el quemado popularmente conocido como ‘color cangrejo’ no se percibe sino pasadas las 10 a 14 horas.

Una quemadura más severa incluye ampollas y dolor localizado; y en los casos de mayor seriedad, puede ir acompañado de náuseas, vómitos, dolor de cabeza y escalofríos.

Si estás frente a quemaduras leves, solo con enrojecimiento y dolor, moja un paño en agua fría con hielo y ponlo delicadamente sobre el área afectada, de 10 a 15 minutos, unas 3 o 4 veces al día. En el intertanto, usa una loción hidratante con aloe vera y vitamina E.

De ser una quemadura más grave, debes acudir donde un especialista, quien seguramente recetará un antiinflamatorio como ibuprofeno, entre otras medidas.

Componentes no adecuados
Se deben evitar los productos que contengan parabenos, puesto que especialistas señalan que su uso prolongado puede ser perjudicial. También intenta que no incluyan perfumes, ya que pueden generar alergias en la piel de algunos niños. Suelen dar un olor agradable a la crema, pero puede ser la causa de picores, más aún si tu hijo sufre de dermatitis atópica.

Banner lateral ExpoNovios abril 2020

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé