¿Qué es la reserva ovárica?
¿Qué es la reserva ovárica?
Hasta cuándo esperar

Cada vez más las mujeres están postergando su maternidad y privilegiando su profesión o desarrollo personal. Esto no tiene nada de malo, excepto que la fertilidad femenina tiene fecha de vencimiento.

Aquí es cuando el concepto de reserva ovárica toma relevancia, determinando el número y calidad de los óvulos que aún están disponibles. Porque a diferencia de los hombres, que producen espermatozoides toda su vida, las mujeres nacen con los ovocitos (óvulos) contados. De esta manera, cuando llegan a este mundo poseen alrededor de 1 millón de ovocitos; pero en la pubertad, con la primera menstruación, esta reserva se reduce hasta aproximadamente los 400 mil, los que se irán perdiendo mes a mes.

El periodo de mayor fertilidad se genera entre los 16 y los 30 años, donde se tiene una buena cantidad y calidad de ovocitos. Entre los 30 y 35 años, aún no se debería tener problemas para concebir. Pero es a partir de los 35 cuando se produce un importante descenso de la reserva ovárica, por lo que las posibilidades de quedarse embarazada se reducen considerablemente. Por encima de los 40 años, la cantidad y calidad de estos baja dramáticamente, hasta agotarse al llegar a la menopausia, entre los 49 a 55 años.

La reserva ovárica indica la cantidad y calidad de óvulos de los que dispone una mujer en una etapa determinada de su vida y, por lo tanto, es algo que marcará el estado de su fertilidad. Si la reserva ovárica es buena, habrá más probabilidad de lograr una gestación.

La cantidad de folículos ováricos con los que nace una mujer, y la edad en la que se agotan, están determinados genéticamente. Pero se debe tener en cuenta que con el paso del tiempo no solo disminuye el número de ovocitos, sino que también estos van envejeciendo, afectando su calidad y potencial reproductivo, por eso aumenta el riesgo de abortos espontáneos y de alteraciones cromosómicas.

Así, la edad es el factor preponderante para establecer la reserva ovárica y la relación es inversamente proporcional. Sin embargo, también hay otras causas como cirugías, tratamientos médicos, enfermedades como la endometriosis, la quimioterapia, radioterapia, el estrés, la obesidad y hábitos poco saludables que podrían afectar su cantidad y calidad.

¿Cómo se puede medir la reserva ovárica?
Hoy en día existen un par de pruebas que pueden estimar la cantidad de óvulos disponibles. Una de ellas es el recuento de folículos antrales (RFA), que se realiza a través de una ecografía transvaginal. Este examen se debe hacer al inicio del ciclo menstrual (entre los días 2 y 5), en el que se calculan los folículos por ovario que están en desarrollo (conocidos como folículos antrales). Con esto se puede estimar la reserva ovárica femenina, la que se considera normal si está en el rango de entre 6 y 10 folículos.

Asimismo, también se puede efectuar una medición de los valores de la hormona folículo estimulante (FSH) o el estradiol. Ambas pruebas consisten en el análisis de sangre que se lleva a cabo en el día 3 del ciclo.

Otro de los métodos -y el más utilizado- es el análisis de la hormona antimülleriana (AMH), el que puede realizarse cualquier día del ciclo menstrual y consiste en un simple examen de sangre.

Si la mujer presenta altos niveles de AMH, es indicativo de una maduración de muchos óvulos y, por tanto, de una buena reserva ovárica. Un valor de entre 0,7 y 3,5 ng/ml indica una reserva ovárica normal.

Reserva baja, ¿qué hacer?
Si tu recuento es menor a lo esperado, la recomendación es empezar a buscar el embarazo lo antes posible, ya sea por métodos naturales o mediante reproducción asistida. Si aún no está en tus planes, lo mejor es congelar óvulos para que en el futuro puedan ser fecundados y luego transferidos al útero para conseguir la gestación.

Donación de óvulos
Esta se realiza cuando los ovarios de una mujer no producen óvulos viables, o no tienen la calidad ni cantidad suficiente para poder ser fecundados. Es por esto que esta se transforma en una opción cuando la reserva ovárica es baja. La ventaja de la ovodonación es que aumenta considerablemente las posibilidades de lograr una gestación frente al uso de los propios óvulos.

Banner lateral Calo Crecer 2019

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé