¿Qué hacer cuando se traga?
¿Qué hacer cuando se traga?
Aquí algunos consejos

Cuando los niños empiezan a caminar, también comienzan a llevarse todo a la boca; una combinación peligrosa pero inevitable. Para que sepas qué hacer en caso de que algo ocurra, aquí te dejamos algunos consejos.

Para los pequeños, el mundo es un lugar por descubrir, lleno de cosas nuevas para tocar, chupar, morder e, incluso, tragarse. Las monedas son de las preferidas, pero también causan sensación los juguetes chicos, globos, pedazos de papel, jabón, plasticina… A modo de información, es bueno que sepas que, en el 80% de los casos, el objeto en cuestión se elimina por medio de las deposiciones. Sin embargo, cuando son cosas punzantes, tóxicas o el niño se atora es necesario tomar medidas inmediatamente.

Monedas
Es lo más común y también lo más sencillo de resolver. A los pequeños les fascinan estos objetos redonditos y brillantes. Como no tienen bordes y son chicas, pasan fácilmente por el tracto intestinal (sobre todo las que poseen menos de 2 centímetros de diámetro) y se eliminan a las 24 o 36 horas con las heces.

Para quedarte tranquila puedes buscar la moneda en sus deposiciones o pedir una hora con el pediatra, que podrá revisar los movimientos de la moneda con diversas radiografías.

Pilas de botón
Su ingesta se considera urgencia médica, ya que contienen sustancias tóxicas como mercurio, zinc o litio y, si se abren pueden producir una quemadura importante de la mucosa gástrica o esofágica.

Al igual que si se traga un objeto punzante o cortante, como un mondadientes o una aguja, debes acudir enseguida a urgencias para sacar el artículo peligroso lo más rápido posible.

Pastillas
Por lo general, a los niños les llama la atención los frascos de remedios y, como todo lo nuevo, no dudan en llevárselo a la boca. Frente a esto, lo mejor es ir a urgencias y saber qué es lo que ingirió.

Frutos secos
Este tipo de alimentos (sobre todo los maníes y las semillas de girasol) deberían estar prohibidos en la dieta de los niños pequeños, ya que, al no estar capacitados para triturarlos adecuadamente, se corre el riesgo de que pasen de la boca a las vías respiratorias, lo que puede provocar atragantamiento y, en un caso extremo, asfixia. Tampoco deberían consumir aceitunas con hueso, cerezas, chicles ni dulces.

Plástico
Estos son materiales sintéticos derivados del petróleo, que carecen de una capacidad de biodegradación y dentro del organismo de las personas no pueden digerirse. Esto, en parte, es lo que permite que no sea tóxico.

En caso de que un niño se trague un pedazo, este buscará por sí mismo la salida. Eso sí, si es menor a 3 meses, esto puede ser un poco más duro para su sistema digestivo, produciéndole algunos dolores.

Banner lateral ExpoNovios abril 2020

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé