Seguridad en el auto
Seguridad en el auto
El buen uso de la silla

¡Es tremendamente difícil no sonar exagerada cuando te acercas a alguien y le dices: “Por favor amarra bien a tu guagua en la silla! ¡Si te chocan, va a salir volando!”. Después de todo, pensar que nos van a chocar, para muchos es llamar a la desgracia. Pero la verdad, es que ¡los accidentes pasan! Y cuando suceden, no hay vuelta atrás.

Es nuestra decisión
Hay cosas en nuestra vida y en la de nuestros hijos que no podemos controlar y muchas otras que sí. No es nuestra decisión elegir con quién nos vamos a cruzar en la calle camino al colegio o a la casa de nuestros papás, pero escoger cómo llevamos a nuestros niños en el auto, sí lo es. Esta elección muchas veces significa la diferencia entre la vida y la muerte, pues la correcta utilización y selección de un Sistema de Retención Infantil previene en un 92% el riesgo de lesiones graves o la muerte y, cuando sabes eso, no es una decisión difícil de tomar.

Falsa seguridad
Todos queremos proteger a nuestros hijos y el riesgo más grande que nos puede llevar a fallar es asumir una ‘falsa seguridad’. La llamamos falsa, porque en muchos casos es una adaptación conceptual nuestra de lo que realmente es la seguridad vial. Decir “va sin silla porque vamos aquí al lado” es como decir “es imposible que ocurra un accidente en un par de cuadras”, pero la verdad es que ¡sí es posible! ¡siempre es posible!, pues no sabemos con quién nos vamos a encontrar en el camino.

Tomar consciencia de esto es el primer paso para dejar de considerar como opción el andar sin un Sistema de Retención Infantil en el auto y comenzar a adaptar nuestras vidas en torno al traslado seguro de los más pequeños, entendiendo que es un derecho para ellos, como lo es la educación y la salud.

No es fácil
¡Qué difícil es trasladarnos de forma segura el 100% de las veces con nuestros hijos en un país que aún no ve esto como un derecho! El sistema de transporte público no llega a todos lados y la utilización de sillas en los taxis todavía no está regulada.

¿Qué hacemos entonces? Exigir. ¡Pero bien! Hacerlo con fundamentos, entendiendo que, finalmente, si se logra regular el uso de los Sistemas de Retención Infantil en los taxis, la responsabilidad seguirá dependiendo de nosotros como papás, tanto su instalación como el ajustarlos de manera adecuada.

Tips de seguridad
El tema de los Sistemas de Retención Infantil es un mundo. Una realidad mucho más grande que la que creemos cuando nos dejamos llevar por la recomendación de cualquier vendedor de una tienda. A pesar de que no todas las sillas les sirven a todos los niños, ni son compatibles con todos los autos, hay conceptos básicos e información fundamental que debemos manejar para que nuestra decisión de compra sea la más adecuada y utilicemos nuestro Sistema de Retención Infantil de manera más segura:

– SELECCIÓN – ORIENTACIÓN – UBICACIÓN – INSTALACIÓN. Estas son las 4 etapas por las que debemos pasar para garantizar un viaje seguro. Primero, debemos seleccionar un Sistema de Retención Infantil acorde a la edad, peso y estatura de nuestro hijo, tomando en cuenta el vehículo que tenemos, para que ambos sean compatibles. Luego, es necesario definir en qué orientación instalaremos la silla; a favor de la marcha o a contramarcha. La recomendación es que los niños viajen en el sentido contrario a la marcha al menos hasta los 4 años. A continuación, toca decidir en qué ubicación del auto la instalaremos. La más segura, si es que el manual del auto lo permite, es el centro. Luego, detrás del copiloto y, al final, detrás del piloto. Por último, la instalación. Este paso es fundamental. Si elegimos la silla correcta, la utilizamos en la orientación y ubicación adecuada, pero no la instalamos bien, nuestro hijo no viajará seguro.

– CAMBIO DE PARADIGMA. Variar el paradigma no es cosa fácil. Actualmente en esta sociedad la seguridad vial infantil no es prioridad. No como en Suecia, donde todos los niños viajan en el sentido contrario a la marcha al menos hasta los 4 años y la mortalidad infantil en accidentes de tránsito es prácticamente nula; mientras que en el resto del mundo es la primera causa de muerte externa en menores entre 0 y 14 años. Eso sí, tengo la certeza de que este movimiento está recién empezando y que algún día se considerará una vulneración de los derechos del niño llevarlo de manera inadecuada en cualquier vehículo. Se puede cambiar y para lograrlo, hay que partir por tomar consciencia nosotros.

Andrea Malchuk Pollak
Formadora en Seguridad del Niño Pasajero
@ensusilla

Banner lateral Calo Crecer 2019

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé