Siempre pendientes
Siempre pendientes
Peligros hay en todas partes

Los niños son extremadamente curiosos y, si bien no es bueno ponerse en el peor de los casos, siempre es mejor prevenir y enseñarles a ser conscientes de los peligros que los rodean.

Quemadura: se debe retirar al niño de la fuente de calor lo más rápido posible y poner la quemadura bajo un chorro de agua fría por al menos 10 minutos. Asear la herida solo con agua bajo el chorro, sin paños ni esponjas. Luego, cubrir la quemadura con un género limpio, sin ejercer mucha presión (elegir telas que no den pelusas, como una sábana). Nunca aplicar cremas, aceites o ungüentos sobre la herida, y dirigirse rápido al servicio de urgencia más cercano.

Objeto extraño en oído o nariz: lo primero es evitar la tentación de introducir algo para querer sacar el botón, semilla, pelotita, etc., que esté atrapado, ya que se puede -sin querer- empujar más profundo el objeto hacia dentro del oído o la nariz. Si es un insecto, situar pequeñas gotitas de aceite puede ayudar a matar el bicho, y hacer que todo se vuelva resbaladizo y fluya lentamente hacia fuera. Recurrir al servicio de urgencia más cercano, para poder extraer el objeto indeseado.

Golpes en la cabeza: aquí hay que preocuparse si el niño tiene un cambio en su conducta, si se altera su estado de conciencia (somnolencia, sopor) o está irritable, en caso de los lactantes. También son motivo para ir a urgencias los desmayos, crisis convulsivas, sangrado en el sitio del golpe -por la nariz, los oídos o la boca- líquido transparente por oído, si le cuesta conservar el equilibrio al estar de pie o caminar. El vómito se presenta en la gran mayoría de los casos y se vuelve relevante si es que se da en forma repetida y explosiva. Si vomita una vez, ¡consultar de todas formas!

Intoxicación: en caso de ingesta de alguna sustancia (como pesticidas, detergentes o medicamentos), hay que trasladar de inmediato al menor al servicio de urgencia y portar el envase del producto. Si se trata de inhalación, se debe sacar al aire libre y llamar a una ambulancia en caso de pérdida o alteración de conciencia.

Asfixia por inmersión: lo primero es llamar a una ambulancia, para después dar inicio a las maniobras de resucitación. Abrir las vías aéreas, inclinar la cabeza y elevar el mentón, de esta forma entrará el aire por la boca hacia los pulmones. Se debe comenzar el masaje cardíaco, con 30 compresiones torácicas, en el tercio inferior del esternón, hueso que se ubica en el centro del tórax, con 1 o 2 manos, dependiendo del tamaño del niño.

Atoro con algún objeto: no se aconseja meter los dedos si no se ve el objeto, ya que podría introducirse aún más. En menores de 1 año, se recomienda sostener al niño boca abajo, de forma que su cabeza quede más abajo del tronco y darle, con la palma de la mano, cerca de 5 golpes fuertes entre sus hombros. Se debe tener cuidado con los golpes, puesto que el cuerpo sólido se puede incrustar en la tráquea o en los bronquios. La maniobra de Heimlich se sugiere en mayores de 1 año, tendiéndolo boca arriba sobre una superficie rígida, apoyando las manos una encima de otra, entre el esternón y el ombligo, y empujar varias veces en dirección al tórax.

Picaduras de insecto: las más comunes son las causadas por avispas y abejas. La zona se hinchará y enrojecerá, además de provocar un intenso dolor. Se aconseja frotar el área afectada con un algodón con agua y aplicar hielo de inmediato, para evitar que el tóxico se esparza. Si los síntomas continúan tras 24 horas, el niño presenta hinchazón en la cara, vómitos o diarrea, entre otros, hay que llevarlo al servicio de urgencia más próximo, porque puede estar presentando una reacción alérgica.

Mordedura de animal: hay que lavar la zona afectada con abundante agua y cubrir con un paño limpio, para luego acudir al servicio de urgencia y recibir tratamiento de la herida y vacunación, en caso de ser necesario.

Básicos de un botiquín
* Termómetro
* Paracetamol infantil
* Diclofenaco en gotas o ibuprofeno en jarabe
* Supositorios de diclofenaco o paracetamol para fiebres altas
* Supositorios de glicerina
* Povidona yodada
* Viadil o domperidona
* Perenteryl y bioflora
* Antialérgicos
* Inhalador
* Gasas estériles
* Jarabes para la tos
* Crema para las coceduras
* Spray nasal
* Parches curitas
* Crema anestésica
* Compresas de gel en el refrigerador

calo2020

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé