Sus primeros pasos
Sus primeros pasos
¡A caminar se ha dicho!

Todo padre estalla de emoción al ver a su hijo pararse y avanzar por sí mismo, puesto que esa acción marca el inicio de una nueva y emocionante etapa de la infancia. Sin embargo, es necesario tomar ciertas precauciones a la hora de empezar este camino.

Tan pronto como el niño es capaz de pararse sin el apoyo de sus padres, comienza una fase en la que tanto la autonomía e independencia como el desarrollo físico y sicológico se van fortaleciendo día a día. Ahora tu hijo empezará a explorar su entorno acercándose a los objetos que le son atractivos, con lo que también se incrementará la preocupación por evitar que acceda a elementos inapropiados. Es, sin duda, una etapa compleja, pero increíblemente hermosa y divertida.

Si bien es cierto que el desarrollo de los menores varía caso a caso, en promedio el niño debería comenzar a ponerse de pie entre los 8 y 10 meses. Si en el mes 18 el menor no manifiesta intención de caminar, es necesario acudir a la consulta del pediatra. En este sentido, pese a que es cierto que el gateo es la fase previa a caminar, hay infantes que se saltan esa etapa y pasan directamente a la caminata.

Los primeros movimientos del menor serán inestables y las caídas, constantes. El bebé buscará levantarse con el apoyo de todo lo que encuentre en su camino: sillas, camas e -incluso- las paredes. De esta manera, es aconsejable que el pequeño busque de forma espontánea sus propios sitios de apoyo.

Una vez que el menor logra pararse por sí solo y mantener el equilibrio, está listo para caminar. No lo fuerces a hacerlo, pues ello incrementará la sensación de inseguridad. Aprender a caminar es un proceso complejo que, como tal, requiere de tiempo, mucha paciencia y dedicación.

La mayoría de los especialistas no recomienda el uso de andadores, puesto que más que cumplir una función de aprendizaje de la marcha, acarrea más desventajas. Por ejemplo, al estar semisentado, el pequeño no ejercitará el equilibrio, y es muy preocupante la alta tasa de accidentes provocados por su uso.

Consejos para ayudarlo a caminar
· Estando detrás del menor, agárralo de las manos y caminen. Así se sentirá más seguro para ir cogiendo equilibrio.
· Ponle poco a poco los objetos de apoyo a distancias más largas para que vaya dando más pasitos. Cuando menos te lo esperes lo verás caminar de un mueble a otro.
· Déjalo con su espalda apoyada en una pared o una cama y llámalo mostrándole su juguete favorito.
· No dudes en darle la mano cuando veas que flaquea. Se sentirá protegido.
· Pon a su altura una caja para guardar juguetes. Le divertirá meterlos y sacarlos y, al mismo tiempo, lo ayudará a ponerse de pie y mantener el equilibro.
· Existen correpasillos que sirven para ponerse de pie y al empujarlos empiezan a dar un pasito tras otro.

¡Seguridad ante todo!
Una vez que tu hijo se desplace con total libertad, querrá tomar todo lo que encuentre en su camino, por lo que es necesario crear un ambiente en el que queden fuera todos los objetos peligrosos como enchufes y elementos cortantes.

Así como la seguridad en casa, también es importante el tipo de zapatos que use para dar los primeros pasos. Lo ideal es que lo hagan descalzos, pero eso no siempre es posible, así que lo más recomendable es que el calzado le proteja el pie y le proporcione equilibrio y estabilidad. Es esencial que sujeten bien el tobillo del pequeño, que tengan una horma ancha para que el pie no quede apretado, idealmente que la suela sea de goma y flexible. En cuanto al cierre, puede ser de velcro, hebillas o cordones, pero este debe permitir que el calzado abra en forma amplia para que el pie del niño entre fácilmente y no quede en mala posición.

Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner lateral Feria Pro Pyme 2019

te podría interesar

Feria Pro Pyme 2019