Tus colores perfectos
Tus colores perfectos

Y llegó el invierno. Aparte de que añadimos más y más capas en nuestra vestimenta y en la de nuestros niños, hay un cambio que se produce anímicamente. La llegada del frío, menos horas de luz, los días grises, generan un impacto en nuestro ánimo que tiende a decaer. Esto se refleja también en la ropa, la paleta de colores se vuelve a los grises, cafés, azules y al clásico negro. La gente tiende a “apagarse” en estas épocas.

Por Camila Serrano, Diseñadora, Asesora de Imagen & Personal Shopper

Tanto si eres una mamá que trabaja como si te quedas en casa, es importante sentirse bien y con energía y los colores que elegimos en nuestro vestuario pueden afectar esto.

El color es una herramienta poderosa. En psicología del color se estudia cómo cada tono produce un cierto efecto y percepción incidiendo incluso en la conducta humana, de uno mismo como con el resto. Es innegable cuan diferente se siente vestirse de rojo o amarillo a cuando una se viste de negro. De hecho hay colores que se asocian a sensaciones puntuales, cómo códigos que se leen de forma inconsciente. No es casualidad que el azul por ejemplo, un color que proyecta seriedad, profesionalismo y seguridad, sea el predilecto para los logos de banco o empresas de manejo de dinero.

En asesoría de imagen la colorimetría es uno de los grandes pilares para una apropiada consultoría, tanto por lo que proyecta cada color como por la forma en que luce en uno.

Al colorido natural de cada persona le corresponde una paleta cromática que armoniza mucho mejor con su tono de piel, pelo y ojos. 

A la hora de vestirse si usas estos colores cerca del rostro (partes de arriba, pañuelos, accesorios) se ve una diferencia rotunda: la piel más tersa, iluminada, pareja, menos ojeras, menos líneas de expresión. En cambio si usas tonos que no son de tu paleta, el efecto es justamente el contrario.

Por eso, en esta época fría que causa una palidez no siempre sentadora, es la hora de elegir colores acertados que nos saquen el máximo partido. Es decir, que nos queden bien pero que a la vez nos suban el ánimo. Es el momento de ampliar el abanico de tonalidades en tu armario y darle una segunda vuelta a estas sugerencias que quizás antes ni habías contemplado. Por supuesto siempre dentro del estilo que a cada mamá le haga sentido.

Descubre tu colorido y por lo tanto tus colores perfectos.

Para las de piel cálida (morenas, piel dorada, oliva, mate) con cabello oscuro (del castaño medio hasta el negro), de ojos negros, cafés, verdes, pardos o miel.

Colores perfectos: Les favorecen todos los tonos terrosos, típicos de un paisaje otoñal; terracota, mostaza, salmón, camel, verde militar, ocre, naranjo, etc.

Para las de piel fría (blanca, rosa, oliva, beige claro) con cabello oscuro (del marrón hasta el negro), de ojos cafés, negros o celestes.

Colores perfectos: Les favorecen todos los tonos fríos e intensos; rojo italiano, azul eléctrico, fucsia frío, verde oscuro, blanco puro, gris, etc.

Para las de piel cálida (piel dorada, beige, mate) con cabello claro (del castaño claro hasta el rubio), de ojos cafés, verdes, azules o miel.

Colores perfectos: Les favorecen todos los tonos cálidos pasteles; damasco, beige, fucsia cálido, amarillo, verde manzana, también el azul marino y verde agua.

Para las de piel fría (blanca, rosa, beige claro) con cabello claro (del rubio oscuro, colorín, al rubio muy claro), de ojos cafés, verdes o celestes.

Colores perfectos: Les favorecen todos los tonos fríos y suaves; lavanda, celeste, verde agua, rosa suave, amarillo pastel, azul marino, gris marengo, etc.

Atrévete a incursionar en estos tonos este invierno, verás cómo el color acertado puede ayudarte a comenzar bien tu día.

@cs_imagen

www.camilaserrano.com

Banner lateral Calo Crecer 2019
Banner lateral La Buena Ola

te podría interesar