Volver a contar cuentos
Volver a contar cuentos
Rescatemos la tradición

Este es un hábito que ha quedado un poco en el pasado, siendo reemplazado por el celular y la televisión. Sin embargo, los beneficios de la lectura son tan importantes que no está de más retomarla como práctica nocturna.

Entre la falta de tiempo de los padres y la saturación de tareas y otras actividades extraprogramáticas, los niños están cada vez más lejanos a la lectura que no sea la escolar obligatoria, olvidando que a partir de ella, pueden adquirir importantes hábitos para el futuro.

* Los niños a quienes sus padres frecuentemente les leen cuentos saben escuchar y poner atención, elementos muy necesarios para un buen aprendizaje.

* El escuchar cuentos hace a los menores más reflexivos, ya que en ellos siempre encontraremos un mensaje que los lleve a comprender la forma en que deben actuar y comportarse, a saber distinguir entre lo bueno y lo malo.

* El cuento es una de las bases para el desarrollo intelectual infantil, al contarle una historia podemos lograr que entienda las cosas con más rapidez, que su cerebro trabaje con mayor certeza.

* Les ayuda a combatir sus propios temores. En muchos de los cuentos el niño se puede identificar con las emociones de los protagonistas, y el conocer el desenlace y lo que le va ocurriendo a lo largo de la historia, supone tener argumentos para afrontar sus propios miedos, con una sensación de mayor control.

* El niño aprende más palabras, su vocabulario es más amplio y este aspecto le ayudará mucho posteriormente, puesto que podrá leer mucho mejor y así tener un mejor desempeño escolar.

* Aumenta su sensibilidad.

* Desarrolla y amplía las capacidades de percepción y comprensión del niño.

* El niño se siente feliz porque sus padres están con él, dedicándole un tiempo para atenderlo y mimarlo.

* Es una medida muy efectiva para tranquilizar a los menores, sobre todo cuando los vemos muy inquietos y/o ansiosos.

* Ayuda a que los infantes concilien el sueño y los prepara para que descansen.

* Fomenta la lectura y el amor por los libros, ya que el interés que les despiertan las historias mágicas y llenas de aventura plasmadas en esas páginas, incrementan sus ganas de conocer más relatos.

* Se estimula la memoria y las ganas de expresarse de los más pequeños.

te podría interesar

Newsletter MamáyBebé